El Concello de Oia continúa trabajando para mejorar la accesibilidad y seguridad de distintos puntos del municipio a través de actuaciones que, al mismo tiempo, permitan ganar espacios públicos de calidad para el vecindario. En este sentido, ya dio los primeros pasos para la futura humanización del tramo de la Estrada Vella que va desde el Mosteiro hasta As Orelludas, para lo cual consiguió captar la financiación necesaria para la redacción del proyecto así como de otros trabajos previos.

En el marco de las subvenciones convocadas por la Diputación Provincial de Pontevedra para la redacción de proyectos de movilidad amable y recuperación de espacios públicos de la red Ágora, el Concello priorizó un gran proyecto que busca dar solución a los problemas actuales, haciendo la senda más accesible y segura y diseñando espacios para el uso y disfrute de las personas.

Los primeros trabajos realizados con vistas a esta actuación fueron la redacción del proyecto, la elaboración de infografías y el levantamiento topográfico. En total, estos conceptos supusieron una inversión de 21.950 euros+IVA, financiados con cargo a la antedicha ayuda provincial.

A partir de ahora, el Concello trabajará en la consecución de nuevas vías de financiación que permitan avanzar en este importante proyecto. Las obras contempladas en el proyecto supondrán una inversión de algo más de un millón de euros (sin contar el IVA) y permitirán mejorar la calidad de vida y movilidad de locales y visitantes.

Mejoras en más de 11.000 metros cuadrados

El proyecto de humanización de la Estrada Vella prevé actuar en una superficie de 11.135 metros cuadrados de terreno con alto valor patrimonial y paisajístico, y prácticamente sin pendiente, empleado frecuentemente como zona de paseo a la orilla del mar. Hace falta recordar que este tramo de 3 km de la Estrada Vella forma parte del Camino de Santiago a su paso por el municipio, por lo que supone un punto frecuentado tanto por el vecindario como por peregrinos y otros visitantes.

Los principales objetivos de este proyecto son priorizar las personas y el tráfico peatonal, mejorar la accesibilidad y seguridad, enfatizar el valor patrimonial del Camino y crear zonas de estancia y descanso para viandantes. Entre otras actuaciones previstas, destaca la subsanación de las deficiencias que actualmente presenta el firme, mejoras en muros de contención, incorporación de elementos para la seguridad en el uso público del espacio y diversas mejoras en el drenaje y en la iluminación.