Papá Noel no solo se desplaza en trineo. También es un experto sobre la tabla de surf, más por diversión que para poder acarrear los regalos de los niños, y lo demostró hoy en la playa de Patos.

La playa nigranense de Patos fue de nuevo una marea roja, la misma que cada año por estas fechas protagonizan decenas de aficionados al surf que, desafiando al frío, se enfrentan al oleaje vestidos de Papá Noel. Más de una treintena de surferos se adueñaron hoy de la playa de Patos, en Nigrán. Cambiaron el tradicional abrigo por trajes de licra de color rojo y, a pesar de que no había mucho oleaje,  algunos gorros no aguantaron el batir de las olas.

Se trata de una iniciativa de la escuela Prado Surf. Este original chapuzón ya se ha convertido en toda una tradición en el municipio de Nigrán. El día de invierno no desanimó a los participantes, sobre todo alumnos de la escuela de surf y algún padre que también quiso probar.