El Concello de Nigrán, a través de su concesionaria Aqualia, puso esta semana en funcionamiento la nueva red de abastecimiento municipal de agua que provee a buena parte de Parada (barrios de Nandín, Iglesia, A Rúa, Con y A Reboreda) y que llega a Camos (barrios de Castelo, A Lama y O Rial y a las viviendas ubicadas en las cercanías de la PO-332, calle de Os Pazos).

El suministro es ya efectivo tras recibir la autorización sanitaria definitiva de la Consellería a inicios de mes. En total, más de 500 familias beneficiadas de esta actuación pueden solicitar ya en las oficinas de Aqualia en Nigrán (Avda. Val Miñor, 2) su conexión a la red pública (todas excepto las viviendas ubicadas en Nandín después del puente de la autopista, en este caso el Concello está pendiente de que la compañía eléctrica dé suministro).  La actuación, con un presupuesto de 350.000 euros para dotar de abastecimiento y 70.000 para instalar el saneamiento en la zona, fue financiada íntegramente por Aqualia fruto de un acuerdo con el Concello.

Esta ampliación se pudo llevar a cabo después de que Augas de Galicia instalara una canalización general que discurre a lo largo de 2.500 metros desde el Torreiro de As Angustias hasta el Centro Cultural A Camoesa  (PO-332, calle de Os Pazos) y que posibilita ahora conectar estas nuevas redes secundarias a las poblaciones de la zona. La nueva canalización, de más de 5.000 metros, se realizó con conexiones directas a la tubería general instalada en la PO-332 y, al mismo tiempo, fue necesario instalar una bomba de impulsión que permite elevar el agua aparte más alta (Nandín).

Esta obra, sumada a la otra de abastecimiento a Parada por el barrio de la Carrasca (concluidas en el 2018 y con una inversión de 457.000 € por parte del Concello) permiten ofrecer suministro público de agua a prácticamente la totalidad de la parroquia y, por vez primera, llegar a Camos (parte baja).

«El Concello tiene un compromiso total y absoluto por ampliar la red de abastecimiento y de saneamiento a todas las parroquias y por eso trabajamos firmes en esa dirección; es algo básico para el vecindario, máximo en tiempos de sequía como los que sabemos vamos a seguir afrontando, ya que muchas familias de la zona hasta ahora dependían exclusivamente del agua del pozo y de las traídas comunales«, afirma Juan González, alcalde de Nigrán. Además, se da la circunstancia de que en estas parroquias la necesidad de agua potable se ve incrementada exponencialmente por el aumento de población en los últimos años, con la previsión de que siga multiplicándose.