El nuevo centro de salud de Tui comenzó a funcionar el pasado verano. Un nuevo inmueble que solucionaría los problemas que venían padeciendo los vecinos de Tui en el viejo ambulatorio. Pero con la llegada del invierno, los trabajadores del centro han descubierto que el diseño no les protege de las inclemencias meteorológicas. El personal de la administración trabaja prácticamente a la intemperie porque se encuentran frente a la puerta principal en medio de una corriente que se lleva el calor de la calefacción. Esta situación les obliga a protegerse del frío con abrigos y mantas. La solución ofrecida por el Sergas consistió en cerrar la puerta principal que da a la céntrica calle Casal Aboy, obligando a los usuarios del centro de salud a entrar por otro extremo del inmueble que se encuentra un poco más alegado. Esta situación ha generado quejas por parte de los usuarios. El Concello se ha interesado por este problema para intentar buscar una solución. Para los afectados, lo ideal sería poner una doble puerta o una cortina de calor que les aísle del frío. Portavoces del Sergas señalaron ayer que la dirección sanitaria es consciente de ese inconveniente y que está estudiando la aplicación de medidas para poder subsanarlo.
ALFREDO // La puerta de entrada por la calle Casal Aboy se encuentra cerrada

El nuevo centro de salud de Tui comenzó a funcionar el pasado verano. Un nuevo inmueble que solucionaría los problemas que venían padeciendo los vecinos de Tui en el viejo ambulatorio. Pero con la llegada del invierno, los trabajadores del centro han descubierto que el diseño no les protege de las inclemencias meteorológicas.

El personal de la administración trabaja prácticamente a la intemperie porque se encuentran frente a la puerta principal en medio de una corriente que se lleva el calor de la calefacción. Esta situación les obliga a protegerse del frío con abrigos y mantas.

La solución ofrecida por el Sergas consistió en cerrar la puerta principal que da a la céntrica calle Casal Aboy, obligando a los usuarios del centro de salud a entrar por otro extremo del inmueble que se encuentra un poco más alegado.

Esta situación ha generado quejas por parte de los usuarios. El Concello se ha interesado por este problema para intentar buscar una solución. Para los afectados, lo ideal sería poner una doble puerta o una cortina de calor que les aísle del frío.

Portavoces del Sergas señalaron ayer que la dirección sanitaria es consciente de ese inconveniente y que está estudiando la aplicación de medidas para poder subsanarlo.