ALFREDO

Un hombre se enfrenta a dos años de prisión por un delito de estafa tras haber alquilado una vivienda en Baiona propiedad de J. O. INVERSIONES , la cual se la había adquirido al presunto estafador en el 2010.

Los hechos ocurrieron en el 2013, cuando la inversora contactó con el antiguo dueño con el fin de que reparara unas humedades que habían aparecido en dicha vivienda, indicándole que recogiera las llaves que se encontraban en una inmobiliaria de Playa América, a la que encargó que se las facilitara para realizar la reparación.

El individuo, C.R.P., aprovechando que disponía de las llaves, y con el fin de obtener un beneficio económico, contactó con un conocido al cual le ofreció la indicada vivienda en alquiler, con su plaza de garaje y bodega, lo que fue aceptado por éste y su esposa, en la creencia de que era el titular de la vivienda en cuestión.

En el contrato C.R.P. hizo constar que el alquiler era por un año, renovable hasta cinco, y por un precio de 750 euros mensuales, y en ese mismo momento, el inquilino entregó en mano al presunto estafador 1.500 euros, en concepto de fianza y pago del primer mes de alquiler, lo que igualmente hizo constar en el contrato.

Los inquilinos ocuparon la vivienda el 2 de julio de ese mismo año, y a los pocos días C.R.P. comunicó al representante de la inversora que ya había reparado la vivienda y que había conectado el gas. Posteriormente la inmobiliaria de Playa América que se encargaba de la gestión del alquiler de la residencia, contactó con el representante de la inversora para preguntarle si había alquilado la casa, ya que cuando habían acudido con las llaves que el titular les había facilitado, con el fin de enseñársela a una cliente, no habían podido acceder a la misma, momento en que descubrieron que estaba ocupada.

Debido a esta situación el inquilino y su esposa abandonaron dicha vivienda a finales de julio, mes en el que J.O.INVERSIONES no pudo disponer de la vivienda en cuestión, ni por tanto obtener el importe del alquiler correspondiente, quedándose C.R.P. con el importe de 750 euros de renta correspondiente al mes de julio de 2013 que había pagado el inquilino.

Estos hechos son constitutivos de un delito de estafa por lo que el fiscal pide la pena de dos años de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo. Asimismo, C.R.P. tendrá que indemnizar a J.O. INVERSIONES con 750 euros.