Póker de medallas para el palista tomiñés del Kayak Tudense en las Copas del Mundo 2017

Roi Rodríguez logró la medalla de bronce en la modalidad de K-1 500 metros en la Copa del Mundo que se disputó en Belgrado (Serbia) y de esa forma puso final a un ciclo de buenos resultados en las últimas dos semanas. 

El palista del Kayak Tudense sumó cuatro preseas en total en las dos copas del mundo que disputó. Dos de ellas fueron la semana la semana anterior en Szeged. El tomiñés inicia con buenas sensaciones su temporada internacional. Por su parte, Manuel Garrido, también del Kayak Tudense, finalizó en el quinto puesto en C-1 5.000 metros, la regata de fondo que cerraba el programa de la competición.

Accedió a la final de K-1 500 metros con el mejor tiempo de todos los participantes. Fue la tarjeta de presentación de Roi Rodríguez en una distancia a la que trata de adaptarse. Su gran especialidad son los 1.000 metros. El componente del Kayak Tudense compitió a un gran nivel. Hasta la mitad de la prueba estuvo entre los mejores en una regata igualada y sin concesiones. El elevado ritmo de paladas condicionó el resultado final de la misma.

El tomiñés pareció perder sus opciones de estar en el podio, al que era favorito, poco antes de afrontar el tramo final ante la presión del argentino Agustín Vernice. Sin embargo, realizó un gran esfuerzo, no se rindió y mantuvo la tensión. Completó unos últimos metros espectaculares y aseguró la tercera posición en una llegada agónica con el danés Rene Poulsen, que terminó segundo, y al que pudo arrebatar ese lugar. La diferencia entre ambos en la línea de meta fue de menos de un segundo. Josef Dostal, de la República Checa, fue el que logró el triunfo final.

Roi Rodríguez se subió al podio por cuarta vez en menos de dos semanas. A esta medalla de bronce se debe añadir la conquistada en Belgrado en K-1 1.000 metros. La semana anterior, en Szeged, logró el tercer puesto en la distancia de 1.000 metros y la medalla de bronce en 500 metros. Ambas competiciones correspondían a la Copa del Mundo. Ya no habrá más en la actual temporada en la modalidad de pista.

Uno de los grandes desafíos para la actual campaña es poder estar presente en el Campeonato del Mundo que se disputará a finales de mes de agosto. Después de perder sus opciones de estar presente en el Campeonato de Europa ante Marcus Cooper, que le ganó el control selectivo que se celebró en Trasona, el palista del Kayak Tudense se ha marcado ese reto como prioritario. Para ello tendrá que superar también otro control selectivo que se realizará poco antes del Mundial. Otra de las opciones que posee Roi Rodríguez es poder entrar a formar parte de alguna embarcación nacional en la especialidad de K-4, tanto en la distancia de 1.000 como de 500 metros.

Por otro lado, Manuel Garrido fue quinto en la prueba de C-1 5.000 metros en la Copa del Mundo de Belgrado. Era la regata que cerraba el programa de la competición. Se impuso Sebastián Brendel, que era al favorito. El canoísta del Kayak Tudense, en su primera presencia internacional en la actual campaña, transmitió buenas sensaciones a pesar de que es un especialista en la prueba de maratón. En una regata con una duración superior a los 23 minutos, Manuel Garrido se quedó a quince segundos de estar en el podio.

Además, Sergio Vallejo y Adrián Sieiro, del Club Piragüismo Poio, finalizaron en la cuarta posición en C-2 500 metros. Estuvieron muy cerca de superar a Sergey Yemelyanov y Timofev Yemelyanov. Menos de medio segundo evitó que los gallegos estuvieran en el podio. La prueba la ganaron los polacos Tomasz Barniza y Viktor Glazunow.

En los barcos de equipo, Carlos Arévalo, Marcus Cooper, Cristian Toro y Rodrigo Germade, componentes del K-4, fueron quintos en la distancia de 1.000 metros. La otra embarcación española que compitió en la misma regata, y en la que se encontraba Óscar Carrera, finalizó novena. En ambos casos se quedaron muy lejos de la lucha por las medallas.

CEDIDA // Roi Rodríguez en Belgrado.