Cientos de romeros acuden a San Cosme y San Damián en Baiona
ALFREDO // Procesión de San Cosme y San Damián (Archivo)

«Los vecinos de Baiona y visitantes podrán acudir este año a los actos litúrgicos de San Cosme y San Damián, con las pertinentes modificaciones por el Covid-19, pero no podrán disfrutar por primera vez en la historia de la fiesta de las nueces y la miel, porque el gobierno local ha decidido no organizarla excusándose en la pandemia«, afirman desde el Partido Popular de Baiona.

Una postura «contradictoria» para los populares ya que no entienden cómo si el tripartito dice que puede garantizar todos los lunes, incluso en verano, la seguridad del mercadillo de Sabarís no puede hacer lo mismo en una romería con menos puestos y que se celebra una vez al año.

Desde el grupo municipal popular resaltan la importancia de estas jornadas festivas como un atractivo para los vecinos de las parroquias de Baiona y de los municipios del entorno que, tradicionalmente, aprovechaban para visitar la villa y consumir en el comercio y la hostelería del casco urbano. «Un aspecto muy importante para la dinamización y la reactivación económica que ha llevado a concellos limítrofes a reinventarse, a lograr adaptarse a la nueva normalidad y no tener que cancelar sus eventos culturales. Sin embargo, el gobierno local de Baiona ha optado por la postura cómoda de no planificar esta romería popular con la disculpa del Covid-19«, explican.

Los populares destacan que, «al igual que ocurre en Sabarís, el entorno de la capilla de Santa Liberata, donde se instalan los diferentes puestos, la mayoría de apicultores de la comarca, también es una zona natural abierta y espaciosa que permitiría a los diferentes comerciantes colocarse guardando la distancia de seguridad y garantizar el cumplimiento de las medidas anticovid establecidas por las autoridades sanitarias«. Por este motivo, desde el grupo municipal popular, «desconocemos qué reglas o principios ha seguido el tripartito para, una vez más, no organizar esta romería y sí aprobar otras con un riesgo epidemiológico similar». «Entendemos que, simplemente, no querían molestarse en planificarla«, apostillan.

La devoción se remonta a tiempos ancestrales y desde entonces ha ido ganando adeptos e importancia hasta el punto de que el día de San Cosme y San Damián fue decretado como uno de los dos festivos locales para que las familias pudiesen disfrutar de esta romería popular. Para los baioneses la conocida como festividad de la miel y de las nueces es mucho más que una romería gastronómico-religiosa, «es un sentimiento que el gobierno local actual ha despreciado. Al igual que lo ha hecho con los apicultores y productores de nueces locales y comarcales a los que deja muy perjudicados al no poder vender sus productos durante el fin de semana como lo vienen haciendo desde el inicio«, explican.

«Muestra del abandono de Baiona y de la falta de interés del gobierno local por esta romería es el estado en el que se encuentran las jardineras de la plaza de Santa Liberata, totalmente secas por falta de riego durante meses y que a 24 horas de la festividad de San Cosme y San Damián continúan en el mismo estado», concluyen los populares.