Quince familias de Oia llevan más de cinco meses incomunicadas

Cuando hace cinco meses comenzaron las obras en la calle A Palma de O Arrabal, en Oia, sus vecinos nunca pensaban que iban a estar casi medio año incomunicados.

Las obras las acometió el anterior gobierno municipal para humanizar la vía con una subvención de la Diputación de Pontevedra de 12.383,02 euros, sin iva y sin gastos, y se aprovechó para colocar nuevas instalaciones de teléfono, luz y agua. El problema llegó cuando terminaron las obras de instalación de los servicios básicos. La compañía de teléfonos no traía las tapas de las arquetas lo cual impedía que concluyeran las obras de humanización de la calle.

La calle está completamente levantada, llevamos así más de cinco meses. No podíamos salir ni con un chimpín, ni con un coche, ni con nada” relata un vecino. Según los ellos, en las arquetas del saneamiento se veían los restos de excrementos ya que carecían de tapas y los olores eran insoportables.

Llevamos meses reclamando que nos arreglen la calle pero nadie nos hace caso, ya no sabemos que hacer” relata otro vecino. Las quejas llegaron a la nueva alcaldesa de Oia, Rosa Otero, que cansada de esperar a que Telefónica instale las tapas de las arquetas, ordenó a operarios del Concello a buscarlas a las instalaciones de Telefónica en Vigo y así concluir las obras.

Los afectados también reclaman que se arregle un antiguo lavadero de más de 40 años, que estaba en mal estado, y se derrumbó con los trabajos. El jueves pasado ya comenzaron esas obras por operarios de la empresa Covsa y se espera que en un par de semanas queden rematadas.