GUARDIA CIVIL

Efectivos de la Guardia Civil, Policía Local y personal del servicio de limpieza del ayuntamiento de Gondomar, rescataron ayer a una vecina de 70 años que se había precipitado de forma fortuita por un barranco.

Sobre las 15:30 horas de ayer cuando los trabajadores del servicio municipal de limpieza del ayuntamiento de Gondomar estaban vaciando uno de los contenedores que se encuentran en el cruce de las carreteras PO-331 y PO-341, concretamente en la localidad de Brandufe, de la parroquia de Vincios, escucharon los débiles gritos de auxilio de una mujer que se encontraba en un barranco situado al margen de la carretera.

La señora estaba en el fondo de un precipicio con un desnivel de más de diez metros, en medio de abundante vegetación y en una zona de difícil acceso debido a la pronunciada pendiente y a lo resbaladizo del terreno

Al comprobar las dificultades que presentaba su rescate, los trabajadores del servicio de limpieza solicitaron la ayuda de la Policía Local y estos a su vez de la Guardia Civil que inmediatamente hicieron acto de presencia.

Entre todos los efectivos, seis en total, y valiéndose de una cuerda y un arnés que llevaba la patrulla de la Guardia Civil en el vehículo oficial, consiguieron rescatar a esta vecina salvando las dificultades del terreno y las dolencias propias de su edad.

Según la propia versión de la víctima, el percance se produjo cuando al ir a depositar la basura al contenedor, cedió el terreno que pisaba debido posiblemente a las abundantes lluvias de los últimos días y al no poder evitar la caída se precipitó al barranco, donde al parecer estuvo dos horas hasta que fue rescatada.

La señora fue evacuada en una ambulancia, sin lesiones de aparente gravedad, para ser atendida en un centro hospitalario de Vigo, de donde ya ha sido dado de alta.