Roi Rodríguez, palista del Kayak Tudense Axuda Paramos, se cita hoy con la historia. Competirá a primera hora en la semifinal del K-1 1.000 metros. Su objetivo inicial es clasificarse entre los tres primeros, lo que le daría opción a disputar la final tres horas después. El deportista se encontrará rivales fuertes, pero también competirá en una pista talisman para él y que conoce a la perfección. Lleva varias semanas de intenso trabajo bajo la dirección de Esteban Alonso.

La tarea no será sencilla. Los rivales son poderosos y en Montemor O Velho (Portugal), donde se disputa la competición, se dan cita los mejores. Ninguno se ha quedado fuera de la clasificación para las dos regatas decisivas. Muchas miradas están puestas en Fernando Pimenta. El portugués, laureado en numerosas competiciones internacionales, compité en su casa y por ese motivo se puede considerar como uno de los favoritos.

La preparación de Roi Rodríguez ha sido diseñada y programada al milímetro para esta temporada. Brilló en las dos Copas del Mundo que se disputaron este año y además realizó varias concentraciones. Estar este sábado en el podio es uno de los grandes desafíos para la actual campaña.

Por otro lado, también este sábado se disputará la final del K-4 1.000 metros. Un barco en el que se encuentra Rubén Millán, también componente del Kayak Tudense Axuda Paramos.