Roi Rodríguez

Roi Rodríguez afronta este sábado la cita más importante de su carrera deportiva. Disputa la final del K-1 1.000 metros, una prueba a la que llega en el mejor momento de la temporada y también con con una especial mentalización.

Esta distancia figura en el programa olímpico de los Juegos de Japón en 2020, por lo que el examen deportivo es exigente. El palista del Kayak Tudense también logró la clasificación para la final del K-1 500 metros. Es una nueva gesta a la que añadir a su trayectoria deportiva.

Roi Rodríguez vivirá en la final de K-1 1.000 metros uno de los momentos que más esperaba. Después de una larga preparación, de lograr estar en la final tras una agónica semifinal y de competir también en la distancia de 500 metros, el palista del Kayak Tudense afrontará un desafío inédito. Su objetivo, antes de comenzar la competición, era el de conseguir estar en la final. Lo ha logrado por méritos propios y sin que nadie le regalara nada. En su segundo Mundial sénior, se encuentra en uno de sus mejores momentos. Comenzó los entrenamientos en el mes de septiembre y con la dirección de Esteban Alonso, su entrenador, ha crecido en el aspecto deportivo.

El talento y la capacidad de Roi Rodríguez le ha llevado también a conseguir estar en la final del K-1 500 metros. Superó el examen en una exigente semifinal en la que vovlió a sufrir hasta el final y de esa forma completó el primer ciclo en el Mundial. Pocos deportistas pueden decir lo mismo. El palista del Kayak Tudense fue cuarto en el último Campeonato del Mundo disputado en 2015. en esta distancia.

La jornada del sábado también vivirá otras intensas regatas. Carlos Garrote y Cristian Toro parten con el cartel de favoritos en K-2 200 metros. Ambos demostraron ya su calidad y fortaleza en la pista checa. Ctisitan Toro, vigente campeón olímpico de esta distancia, ha encontrado un nuevo compañero en un viaje que transmite buenas sensaciones a pesar del poco tiempo que llevan juntos. Sus adversarios en la final ya les conocen. Los españoles también saben de su responsabilidad.

Marcus Cooper y Rodrigo Germade se encuentran en una situación parecida en K-2 500 metros. “Vamos bien”, dijeron ambos después de clasificarse directamente para la final de esta modalidad. Germade se encuentra en un buen momento de forma y tiene como compañero al campeón olímpico de K-1 1.000 metros. Son detalles importantes y a tener en cuenta.

Teresa Portela inició su participación en el Mundial con la serie previa en K-1 200 metros. Cumplió con el trámite, ya que su primer paso era clasificarse para la semifinal. Será este sábado por la tarde. La olímpica gallega tendrá que superar un complicado examen, según ella mismo explicó. Después de su contacto con la pista checa explicó que se sintió cómoda, aunque destacó la dureza del agua. Si supera la semifinal, Teresa Portela competirá el domingo en la final.

Ese mismo recorrido tendrá que hacer Carlos Arévalo, que también hizo su trabajo en el K-1 200 metros. La serie previa la superó sin excesivos problemas y guardó fuerzas para la regata que le puede llevar a la final y a la lucha por las medallas.

En las semifinales también se encuentran Adrián Sieiro y Sergio Vallejo, en C-2 1.000 metros. Ambos disputarán una prueba exigente, ya que en la fase previa no se sintieron cómodos. Lograron clasificarse, pero saben que su gran desafío es este sábado. Llegar a la final de esa modalidad supondría cumplir su objetivo para ambos, que son debutantes en un Mundial.

Marcus Cooper, Cristian Toro, Carlos Garrote y Rodrigo Germade dieron una demostración de superioridad en el K-4 500 metros. Se impusieron en la semifinal con una claridad evidente que les ha colocado en el grupo de lsos favoritos a las medallas. Los gallegos Cristian Toro y Rodrigo Germade demostraron encontrarse en un buen estado de forma en una distancia que forma parte del próximo programa olímpico. Disputarán la final el domingo.

El calendario de regatas de los gallegos se completa con Daniel Durán, en C-1 1.000 metros, que disputará la final B. El joven palista del Kayak Tudense ya cumplió con su objetivo. Por su parte, Camila Morison, junto a Laia Pelachs, estará en la final B de K-2 500 metros.