El Kayak Tudense se mantiene en la lucha por alcanzar el podio en la clasificación por clubes en la Copa de España que se disputa en Trasona (Asturias). Resta por disputarse la segunda y última jornada, en la que se celebrarán las regatas de barcos dobles en las distancias de 500 y 200 metros. El sábado, los palistas gallegos fueron los protagonistas.

Roi Rodríguez se impuso en K-1 500 metros en una regata en la que el Kayak Tudense logró colocar a cuatro palistas. El ganador demostró su talento al imponerse a Martí Roura. El balear fue su principal adversario. Rubén Millán terminó en la cuarta posición, muy cerca del podio, Pedro Vázquez finalizó quinto y Sebas Delgado terminó sexto.

Roi Rodríguez también logró meterse en la final de K-1 200 metros, una distancia que no se adapta a sus características. Logró un meritorio séptimo lugar en una prueba que tuvo en Carlos Arévalo al ganador. El segundo fue el olímpico Marcus Cooper. La llegada de esta prueba fue muy igualada.

Teresa Portela volvió a ser la dominadora en K-1 200 metros. En su primera competición oficial de la temporada, se impuso con una gran autoridad a todas sus rivales. En una distancia tan corta, logró superar en más de un segundo a Alicia Heredia. Nadie amenazó su victoria.

Sin embargo, Antía Jacomé tuvo que sufrir para imponerse en C-1 200 metros. La gallega realizó un gran esfuerzo ante la presión que ejerció Adriana Paniagua. Tal como que reflejado en la clasificación final, la diferencia entre ambos fue de 21 centésimas de segundo.

Menos complicado lo tuvo Adrián Sieiro. Logró la medalla de oro en C-1 .200 metros en una cómoda regata para él. Su autoridad en la llegada fue incontestable y demostró que se encuentra en un gran momento de forma. Tiene asegurada su participación en el Campeonato de Europa. Sieiro también demostró su calidad al imponerse en K-1 500 metros. Ganó por delante de Sergio Vallejo, su compañero de equipo y con el comparte embarcación en C-2. El otro triunfo gallego en la jornada del sábado fue el de Natalia Naveiro, del Breogán de O Grove, en K-1 500.