Efectivos del Servizo de Gardacostas de Galicia, del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino de Galicia (Intecmar) y del Parque Nacional Marítimo-Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia participaron el pasado jueves en un simulacro en la isla de Sálvora para poner a prueba los medios de lucha contra la contaminación marina con los que cuenta la Xunta.

El ejercicio, que estuvo supervisado por el subdirector general de Gardacostas, Lino Sexto, y por el director-conservador del Parque Nacional das Illas Atlánticas, José Antonio Fernández Bouzas, consistió en la simulación de un vertido de unos 3.000 litros de combustible por un buque de mercancías en esa zona y de las actuaciones necesarias para controlar la mancha generada a consecuencia de ese incidente.

Con el objetivo de controlar ese vertido y delimitar la zona afectada, el buque del Servizo de Gardacostas de Galicia Irmáns García Nodal desplegó una barrera selladora de 150 metros con la ayuda del personal del Parque Nacional para acotar la zona afectada y reducirla al máximo en el entorno de la playa del Castelo de Sálvora.

Al mismo tiempo, técnicos del Intecmar fueron soltando boyas en la zona para hacer un seguimiento y control de la evolución de la mancha con la finalidad de determinar si la estrategia adoptada era la idónea o había que realizar otro tipo de actuaciones.

En el mar, el ejercicio contó con el despliegue, además del Irmáns García Nodal, de la embarcación ligera del Servizo de Gardacostas Illa de Cortegada así como de dos embarcaciones dependientes del Parque Nacional. Desde tierra, colaboraron también en el operativo un tractor, un quad y un vehículo con enganche pertenecientes al dispositivo habitual de la Consellería de Medio Ambiente en este espacio natural. Con este tipo de simulacros se busca evaluar la coordinación de los medios de intervención y entrenar a los distintos efectivos que deben actuar ante un episodio de contaminación marina.

Esta actuación es también la primera realizada en el marco del plan de contingencias por contaminación marina accidental del Parque Nacional das Illas Atlánticas, un documento específico para estos archipiélagos presentado a comienzos de agosto y que elaboró el Intecmar junto con la dirección del parque y en colaboración con la Universidade de Vigo y el Centro Tecnolóxico do Mar (Cetmar) con el objetivo de mejorar la protección de los valores patrimoniales que atesora este espacio natural. El simulacro supuso la activación del plan de las Illas Atlánticas en emergencia nivel medio y el Plan Camgal en emergencia nivel mínimo.

Con este protocolo, que se enmarca en el Plan Territorial de Contingencias por Contaminación Marina Accidental de Galicia (Camgal), las Consellerías do Mar e do Medio Ambiente, Territorio e Vivenda refuerzan su apuesta por la protección de los valores naturales, socioeconómicos y culturales que alberga el parque y por la lucha contra episodios de contaminación marina de este tipo.