arco tabagón
ALFREDO // El arco está dedicado esta año al Código Da Vinci

El mal tiempo no impidió que los vecinos de San Juan de Tabagón cumplieran un año más con su centenaria tradición de levantar el arco de flores con motivo de las fiestas de “San Brais”.

Los trabajos comenzaron hace más de mes y medio marcando los pinos en el monte, para posteriormente talarlos y construir el inmenso arco de 14 metros de alto por seis de ancho y más de 3.500 kilos de peso.

Tras esta labor, Ángel Pérez diseña un acontecimiento significativo. En este 2019, Pérez quiso mostrar el Código Da Vinci y la Estrella de Salomón. “Unas tres semanas antes comenzamos a ponerle el “Buxo” si el tiempo lo permite y después, las flores que colocamos  según el diseño”, señala Marisol González, “A Rubia”.

Para elaborar este arco, los organizadores utilizaron camelias rosas y rojas y margaritas blancas donadas por un floricultor. Las flores las van recogiendo por las casas de los vecinos y se ponen el día que se sube el arco.

Esta celebración ancestral comenzó cuando se fundó la parroquia, el 24 de junio de 1824. Al principio el arco era más pequeño, se hacia en el suelo y tenía 9 metros. Se elaboraba con madera y con cordeles de los fuegos de las fiestas y se levantaba con cuerdas,” explica Marisol.