©Coeco.creative

El Guardés tuvo la hazaña en sus manos. Tuvo infinitas opciones de seguir soñando, de remontar, tuvo muchas oportunidades de llevar la eliminatoria a su terreno (16-13, 22-19…), pero al final el equipo gallego despertó de su sueño con un empate contra el Aula Alimentos de Valladolid (23-23, 10-8 al descanso) en la vuelta de los cuartos de final de la Challenge Cup.

El global 49-45 sentencia un cruce europeo histórico entre dos conjuntos españoles y deja unas semifinales con dos representantes de la Liga Guerreras Iberdrola: el Aula de Miguel Á. Peñas y el KH-7 Bm. Granollers de Robert Cuesta. Por su parte, el Guardés tiene ahora tres semanas de parón por los compromisos de Objetivo 2021 y Guerreras hasta retomar la competición en abril con la liga y la fase final de la Copa de la Reina.

El ritmo rápido marcó el transcurso de los primeros minutos del partido. El resultado comenzó favorable para el Aula, con el 0-1 con gol de Bea Puertas, un lanzamiento estrellado de Camejo o la primera parada de Lulú Guerra. Buforn firmó el 1-1 del primer parcial y la buena defensa de las vallisoletanas, con mucha anticipación, marcó los siguientes minutos. Hubo igualdad en el 2-2, el 3-3 y en el 4-4 hasta que el Guardés, apoyado en una buena defensa y Carratú en portería -5 intervenciones en el primer acto- permitieron anular las ventajas del Aula y tomar la delantera (5-4, 6-4, 7-4) con la máxima renta de las locales. A Peñas, que intentaba sorprender apostando por tres centrales -Bea Puertas, Teresa Álvarez y Elba Álvarez- no le queda más remedio que pedir TM.

Puertas rompió el parcial desde los 7m ante Meriem Ezbida, Carmen Sanz salió a detener su segundo siete metros (el primero a Campos, este a Buforn) y, aunque Carratú atajó otro balón, Elba Álvarez acercaba al Aula a un gol (7-6). Hubo intercambio de goles rápido, pero en ese vendaval, el Aula volvía a igualar fuerzas y forzaba el tiempo muerto de Prades, quien también fue amonestado. Y, por fin, a la tercera fue la vencida: Buforn anotaba un 7 metros ante Sanz, Carratú paraba y Campos lograba el 10-8 para irse al descanso con el sueño a medio camino ya que el lanzamiento de golpe franco directo de Sarah Valero fue desviado.

El segundo tiempo comenzaba de cara para las locales, con Campos anotando y recuperando la ventaja de 3 goles. Y fue una pena, porque el Guardés tuvo hasta ocho ocasiones de llevar la renta a los cuatro tantos (la mínima necesaria para remontar la eliminatoria) y fue incapaz de romper esa barre- ra cada vez que la situación le fue propicia: 12-9, 13-10, 14-11, 15-12, 17-14, 18-15, 21-18 y 22-19. A Sangri- ña, abarrotada y con un ambiente inmejorable, animó hasta la extenuación con su “ahora, ahora equipo ahora”. Y hasta ahí aguantaron los esfuerzos de las locales, sin África Sempere en la tarde del domingo. Fue una barrera casi más mental que técnica o táctica, aunque tampoco hay que desmerecer otra soberbia actuación de la portera Lulú Guerra a la que por momentos le intentó hacer sombra Marisol Carratú.

Se intentó bloquear el ataque vallisoletano con un 5.1 sobre Bea Puertas, pero Elba Álvarez, Tere Álvarez y Elena Cuadrado no se encogieron y sometieron al Guardés a un duro castigo final (23-23). Ahora, será el Aula quien siga escribiendo su historia en Europa. La del Guardés ya tiene fin.

CRÓNICA: NURIA LAGO