El convenio que convertirá en realidad el Camiño Escolar Seguro de la carretera provincial EP-3102 en las inmediaciones del colegio Pedro Caselles, en Tomiño, dio su último paso antes de la licitación de las obras. La presidenta de la Diputación, Carmela Silva, y la alcaldesa, Sandra González, firmaron el convenio de unas obras valoradas en 286.235 €. De ellas, la Diputación asumirá el 70% del importe (más de 200.000 euros) y el Concello, el 30% restante.

La actuación finaliza así su tramitación administrativa previa a la licitación. El proyecto, elaborado por la Diputación, tiene como objetivo acondicionar el tramo de 400 metros que va desde el comienzo de la carretera en el PQ 0+000 hasta el PQ 0+400. En sus proximidades se encuentran este centro educativo, la iglesia de Santa María de Tomiño y el cementerio. Se trata, por tanto, de una zona con fuerte presión peatonal, al dar acceso a estos servicios.

Con las obras proyectadas se garantiza la seguridad viaria, a la vez que se mejoran algunos servicios municipales. Así, se adaptará la red de drenaje de aguas pluviales, se renovará completamente la iluminación y se soterrarán los servicios de electricidad y telecomunicaciones.

La nueva senda peatonal tendrá un ancho variable, pero no inferior a los 3,80 metros en ningún punto. Está diseñada por el margen derecho de la vía y mantiene la tipología de la EP-3104 para enlazar con la avenida del Baixo Miño. Las obras incluyen también la renovación del pavimento de los dos carriles de circulación existentes.

La actuación significa, además, la transferencia al Concello de este tramo, una vez acabadas las obras. La EP-3102 tiene una longitud total de 19,7 km y comunica Tomiño con Sabarís. En su primer tramo, tiene una intensidad media diaria de circulación de unos 2.500 vehículos.

Con esta nueva actuación, la Diputación lleva invertidos más de 4 millones de euros en obras de mejora de la red provincial de carreteras a su paso por Tomiño desde que se produjo el cambio de Gobierno provincial en 2015. Entre las obras ya realizadas destaca la Variante de Tomiño (conexión entre la PO-3102 y la PO-244 a su paso por el núcleo urbano de Seixo) o la mejora de la seguridad viaria con la rotonda de la EP-3101 en Tebra-Cristelos.

En este tiempo, la Diputación ejecutó seis pasos de peatones elevados y 25 reductores físicos de velocidad al amparo del Plan Móvese de seguridad viaria, e invirtió 280.000 euros en conservación de pavimentos.