Esta semana comenzaron las obras de saneamiento en el barrio de Carregal de Abaixo, en la parroquia de Amorín, lo que permitirá darle servicio a 40 nuevas viviendas que mostraron su interés por engancharse a la red municipal.

Con un presupuesto de cerca de 200.000 euros procedentes de fondos propios y del Plan Concellos de la Diputación de Pontevedra, las obras de saneamiento tendrán una duración aproximada de tres meses. Estas obras van permitir ampliar el saneamiento en esa zona para que tenga la potencia adecuada al número de viviendas que va a atender.

En la actualidad, más del 60% de las viviendas tienen la posibilidad de conectarse a la red de saneamiento frente al 21% de las casas que contaban con este servicio hace apenas diez años, pasándose de las 1.020 viviendas conectadas a las 2.822 que hay en la actualidad.