Esta semana el Concello de Tomiño aprobó con el voto a favor de toda la corporación municipal su Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible (PACES), un conjunto de acciones que definirá la estrategia del municipio a la hora de enfrentarse al problema del cambio climático.

El texto aprobado presenta una batería de medidas con el fin de mitigar los efectos derivados del cambio climático, estableciendo también líneas de acción que permitan al municipio adaptarse al mismo, teniendo en cuenta los riesgos y las vulnerabilidades locales. Como acciones clave para este propósito, el gobierno municipal priorizó la implantación de diversas medidas, algunas de ellas ya aplicadas en el municipio durante los últimos años. Algunas de estas prioridades son:

  • La renovación de las instalaciones de iluminación pública, de los sistemas de calefacción y la instalación de fuentes de energía renovables en los edificios de titularidad municipal.
  • Peatonalización de los núcleos urbanos, potenciando la reducción del uso de vehículos de combustión.
  • Establecimiento de un sistema de préstamo de bicicletas y reducción de la velocidad en vías para vehículos municipales.
  • Profundizar en la implantación del modelo de compostaje de residuos orgánicos en todo el municipio, en el marco del plan Revitaliza.

También adquieren gran importancia medidas de adaptación a la nueva realidad climática, como, por ejemplo, la mejora en la red de abastecimiento, ayudando y potenciando la gestión de las comunidades de aguas, o la redacción de un Plan Municipal de Defensa contra los Incendios.

La redacción y elaboración del plan estuvo subvencionada al amparo de las ayudas destinadas a entidades locales firmantes del Pacto de las Alcaldías para frenar el cambio climático, con un importe de 8.712,00 €, con el apoyo de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda de la Xunta de Galicia y de los Fondos Feder de la Unión Europea, bajo el lema «Una manera de hacer Europa».