El Concello de Tomiño presentó al vecindario la segunda fase del Plan Revitaliza de compostaje individual y comunitario, procediendo a la entrega de la 1ª remesa de composteiros (30 unidades) a ciudadanos que llevaban tiempo esperando por ellos.

Presidió el acto la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, acompañada por la concejala de Medio Ambiente, Ana Belén Casaleiro, agradeciendo el interés de la ciudadanía por contribuir a la reducción de la basura que genera el municipio y cuyo transporte y tratamiento tiene costes muy elevados, no sólo desde el punto de vista económico, sino también ambiental. “O Concello de Tomiño vai tentar consolidar un cambio de modelo na xestión do lixo, que hoxe por hoxe é un dos factores de maior contaminación do planeta. En colaboración coa Deputación de Pontevedra, a través do Revitaliza, aspiraremos a unha maior sustentabilidade do municipio”, explicó la alcaldesa.

En la charla previa a la entrega de los composteiros, los técnicos del programa explicaron el sistema de gestión de los residuos que lleva a cabo en la actualidad SOGAMA, dando a conocer también datos sobre Tomiño, como que el 90% de la basura que se tira va al colector verde, generando un gasto inasumible para el Concello, ya que sigue habiendo déficit entre la tasa recaudada y lo que cuesta el servicio.

Tras la explicación y consulta de dudas, se procedió a la entrega de 30 composteiros individuales con sus complementos (termómetro y aireador), de cuyo uso se hará un seguimiento periódicamente.

Después de casi 4 años, desde que se adhirió al Revitaliza de la Diputación de Pontevedra en su fase 1, el Concello de Tomiño consolidará a medio plazo una profunda mejora del sistema de recogida y tratamiento de residuos, que se centrará en el compostaje individual y comunitario, intentando conseguir una mayor tasa de reciclaje y una gestión más eficiente, ya que se evita el transporte a largas distancias de los residuos y se transforman, in situ, en un recurso como es el compost. Para esto también llevarán a cabo acciones de formación y seguimiento de las pautas para convertir los residuos orgánicos en compost de calidad.

De ahora a final de año, está previsto repartir hasta 3.000 Composteiros individuales (COINs) y la instalación de 13 Centros de Compostaje Comunitario (CCCs). Esta es una  terea ardua, ya que debido a la situación de pandemia, no se pueden hacer grandes reuniones, como se haría en condiciones normales. Así que se citarán por teléfono o por carta a los vecinos para asegurar un número de asistentes, tanto para reuniones de entrega de COINs, como para usuarios de los CCCs.

En cuanto a CCCs, esta semana comenzó la instalación de bases sobre las que se situará un nuevo centro en el núcleo de O Seixo (estacionamiento calle Daniel Calzado), y para la próxima semana, se empezarán las de Goián.

Otro servicio que se implementará es la creación de puntos verdes, donde los vecinos puedan dejar restos de podas, que posteriormente serían triturados in situ dejando el  triturado a disposición de quien puedan usarlo en sus composteiros, como estructurante.

Aparte de esto, también se estudia un servicio de préstamo de pequeñas trituradoras, para poder usarlas durante un período determinado en sus terrenos y ahorrar el traslado al punto verde.

El presupuesto para este proyecto es de 528.104,50 euros, de los que el ente provincial acerca el 86%, (456.018 euros) y el Concello el 14% restante (72.086,23 euros).