La presidenta de la Diputación, Carmela Silva, confirmó hoy que la institución acaba de recibir una nueva aportación del IDAE de 387.900 euros para que Portas, Vilaboa, Cangas, Redondela, Tomiño y A Cañiza puedan contar con nuevas instalaciones para el uso térmico en infraestructuras municipales.

De este modo, estos seis ayuntamientos podrán sustituir el sistema que emplean en la actualidad por calderas de biomasa. Con esta subvención, Europa volve a revalidar os proxectos da Deputación, que aposta pola sostibilidade dos edificios públicos no mundo local”. Así, Tomiño contará con una ayuda de 32.000 € para la instalación calderas de biomasa en los edificios de bienestar social y policía.

Este tipo de calderas es un sistema de calefacción eficiente que ofrece múltiples beneficios al ser una fuente de energía inagotable que produce niveles muy bajos de contaminación ambiental y ayuda a disminuir la dependencia de los combustibles fósiles. Su empleo también colabora en la limpieza de los montes al emplearse material orgánico para poder hacer este tipo de calefacción, lo que reduce el riesgo de incendios. Este sistema, apuntó la presidenta, también tiene otros beneficios como reutilizar los residuos industriales y, además, emplea la alta tecnología “polo que tamén é un referente en avances tecnolóxicos”.