El Concello de Tomiño llevará a cabo obras de mejora en el Campo de Fútbol de O Regatiño, de Goián, por valor de 205.000 euros. La inversión fue aprobada en el último pleno ordinario, celebrado el 23 de julio, como una de las partidas principales del Expediente de modificación de créditos Nº 05/20.

La Concejalía de Deportes, que dirige Fran Campo, planea la reforma del campo con el fin de dotar a la población de un espacio de juego con condiciones idóneas para la práctica del fútbol y, además, que posibilite el empleo intensivo de la cancha y con un fácil mantenimiento. El concejal estuvo en contacto con la directiva del club desde hace tiempo con el fin de que las obras respondieran a las necesidades del colectivo.

El campo de O Regatiño, localizado en la Avenida Brasil esquina Avenida Pío Troncoso en la parroquia de Goián, tiene una superficie de 9.600 m² dotada de césped artificial, que en la actualidad presenta un importante deterioro, con la existencia de amplias zonas en las que la fibra tiene una longitud mínima o se encuentra totalmente aplastada.

Esta situación produce un deficiente uso de la instalación, ya que se produce un bote irregular de la pelota, y afecta la evolución de los jugadores, modificando las condiciones de agarre al terreno del calzado deportivo, lo que puede provocarles lesiones musculares y articulares.

Por otra parte, en las gradas existen dos hileras de bancos plásticos para uso de los aficionados, en las que es necesario reponer o sustituir algunos elementos.

La finalidad de los trabajos es mejorar la equipación deportiva municipal con la instalación de un césped artificial de nueva generación, acorde con la evolución técnica de este tipo de productos deportivos, que ofrecen una mayor resistencia al desgaste y reducen costes de mantenimiento.

Al mismo tiempo, se colocará una capa amortiguadora de caucho, lo que reducirá el impacto de los jugadores al caer al suelo, y hará que la hierba artificial tenga una vida útil más larga.

Por otra parte, se procederá a la reposición de los bancos ausentes y el relevo de los que se encuentran deteriorados, lo que repercutirá en la comodidad de los aficionados.