El Concello de Tomiño continúa con la puesta a punto de las sendas y senderos del municipio, zonas que en los últimos meses vieron incrementado de forma considerable su número de usuarios. Así, el Departamento de Obras está arreglando y realizando las labores de mantenimiento de varias sendas y recorridos por distintos espacios naturales para que el vecindario pueda pasear y hacer ejercicio en las mejores condiciones.

La senda del Río Miño, comprendida entre el Puente Internacional de Goián y el límite con el Concello de O Rosal, es una de las más empleadas por los tomiñeses. Para garantizar la seguridad de todos los usuarios, el Concello está limpiando esta senda y la que va desde San Roque hasta el río con una máquina hidrolimpiadora para eliminar el verdín o cualquier resto que haga que estas superficies sean resbaladizas, sobre todo en las zonas más sombrías, evitando así riesgos de caídas.

Además, también se están arreglando desperfectos y realizando los trabajos de mantenimiento habituales, como cubrir baches o limpiar y restituir el “xabre”, haciendo que la senda quede mucho más transitable.

El concejal de Obras, Alexandre Pérez Souto, destacó que en una época con tantas restricciones son muchos los vecinos que deciden emplear las sendas y caminos de espacios naturales cómo alternativa de ocio tanto para pasear como para hacer ejercicio. Por ese motivo, y teniendo en cuenta además el mal tiempo de los últimos meses, era “primordial concentrar esforzos no acondicionamento e mellora das zonas de paseo e esparexemento no municipio”.