El Concello de Tomiño comenzó hace unos días, las obras de mejora en el Campo de Fútbol do Regatiño de Goián, consistentes principalmente en el relevo del césped artificial, que cuenta ya con 15 años de antigüedad, y en la reposición de varios asientos de las gradas, que se encuentran deteriorados.

Además de la instalación del nuevo césped, de nueva generación, que ofrecerá una mayor resistencia al desgaste, se colocará por debajo una capa amortiguadora de caucho que reducirá el impacto y prolongará la duración y la capacidad de uso del césped, sirviendo también para reducir los costes de mantenimiento, una cuestión importante teniendo en cuenta el uso intensivo que soporta el campo, empleado por más de un centenar de deportistas de todas las categorías del Goián F. C.

Las obras, en las que se invertirán más de 205.000 euros, de fondos municipales procedentes de remanente líquido de tesorería para gastos generales, mejorarán el equipamiento deportivo municipal y dotarán a la población de un espacio de juego en condiciones idóneas para su uso.

Al igual que en el campo de fútbol do Regatiño, la administración municipal quiso aprovechar que las instalaciones deportivas se encontraban cerradas para hacer una puesta a punto de otros equipamientos. Así, la concejalía de Deportes que dirige Fran Campo Lago, está finalizando el acondicionamiento del Campo de Fútbol do Alivio, en el que las obras fueron más complejas, ya que consistieron en el cambio de hierba natural por artificial; construcción de una rampa de acceso a las gradas y de un túnel de acceso a los vestuarios, etc. La inversión en este caso rondó los 350.000 euros, procedentes del Plan Concellos 2018/2019 de la Diputación.

También se acondicionaron las pistas de tenis y de pádel del área deportiva del Mosteiro para poder desarrollar los campus de verano y se llevó a cabo labores de mantenimiento en el Campo de Fútbol da Carballa.