La Praza do Seixo se llenó este sábado durante la celebración del ya tradicional Acto Cívico del Alivio, este año dedicado a Jesús “Suso” Montero Villar, conocido y reconocido por su activa implicación social en la vida del municipio y por su destacado carácter humano, siempre dispuesto a ayudar a todo el mundo de manera desinteresada.

En el acto estuvieron presentes los miembros de la corporación municipal, alcaldes y alcaldesas de la comarca, autoridades y representantes de los cuerpos de seguridad, homenajeados en años anteriores, amigos, familiares y una multitud de vecinos que arroparon al homenajeado en una emotiva jornada.

La gala, presentada por el actor y locutor Suso Pando, puso en valor la figura del “Suso do INEM”, vecino incansable en su labor asociativa y social. Nacido en Castrelo de Miño en el 1954 y vecino de Tomiño después de casarse con su mujer, Mari, Suso fue miembro de las comisiones de fiestas de San Blas durante dos décadas y de Nosa Señora, participó en la traída de aguas de Vilar y en la directiva de la Comunidad de Montes de Tomiño, en la que sigue activo. También destacó por su labor en el deporte, siendo miembro de la directiva del Tomiño F. C. y promotor del Tomiño F. C. Femenino.

En su intervención Suso no dejó de agradecer la presencia de todos los asistentes “a quen lles gustaría poder saudar un por un”, además de recordar a toda la gente que pasó por el ultramarinos que regentaban sus padres cuando era un niño y que dejaron una fuerte huella en él. También tuvo palabras para recordar a uno de sus íntimos amigos de la infancia tristemente fallecido ese mismo día, el pediatra Juan Luis Villalón Ríos, compañero con el que estudió en el colegio de los Maristas. Un papel destacado reservó en sus agradecimientos para su mujer, Mari, un pilar fundamental en su vida. “Sempre ocupada nos labores domésticos, coidando do pai, logo dos irmáns, logo dos fillos, logo dos netos… e sempre de min”, declaró.

Gratitude e recoñecemento por parte de toda a veciñanza de Tomiño” fueron las palabras de la alcaldesa Sandra González hacia el homenajeado, a quién reconoció como “un dos imprescindibles nunha sociedade que aspira a ser mellor, amable e xenerosa cos seus veciños e veciñas”. Montero también destacó durante toda su vida por su marcado carácter humano y solidario, siempre dispuesto a ayudar a todo el mundo, resolviendo dudas y asesorando a quién lo precisó en tropel de gestiones en una época en la que Internet, y el acceso a la información, no eran tan asequibles cómo en la actualidad.

La regidora relató lo difícil que fuera convencer “ao Suso” de que el homenaje de este año tenía que ser para él, ya que no entendía el por que del reconocimiento. “Pedinlle que o pensara, e que saíra a rúa e lle preguntara á xente se o merecía ou non. A proba de que é así témola hoxe aquí, con esta praza ateigada de veciños e veciñas que así o cren”, declaró.

La ceremonia contó también con la actuación previa de la Treboada Baixo Miño y estuvo amenizada por la Agrupación Musical de Goián, la cual ofreció un concierto una vez finalizado el acto.