Fuente Rías

Los nuevos análisis encargados por el Concello de Nigrán de las fuentes de todo el municipio revelan que la mayoría de las están ubicadas en las parroquias de Camos y Chandebrito ya son aptas para el consumo. Tras los incendios de octubre el Consistorio detectó que más del 50% de ellas eran temporalmente no potables debido a los devastaciones del fuego.

En total, se analizaron 36 fuentes en estas parroquias y sólo 6 aún no son actualmente aptas, Escampado, Levada, Reboreda y Río en Camos; Pracíns de Abaixo y Regueiro en Chandebrito. Entre las recuperadas figura A Fonte da Cruz, Borreiros, Tomadas o el Castro. Tras el incendio del 15 de octubre y, debido a la fuerte sequía, sólo se pudieron analizar 21 manantiales.

Esta información fue trasladada ya a las entidades vecinales de las parroquias y el Ayuntamiento procederá inmediatamente a señalizar cada una de ellas, repitiéndose periódicamente los análisis para mantener una información actualizada. En cualquiera caso, se le pide al vecindario que preste atención a la señalización y no beba mientras se indique una fuente como no apta para consumo.

El Ayuntamiento de Nigrán repartió más de 70.000 litros de agua en las parroquias de Chandebrito y Camos las semanas posteriores a los incendios. Además de afectar a las fuentes, el incendio destruyó canalizaciones de traídas comunales e incluso de sus depósitos, motivo por lo que los vecinos de Chandebrito y buena parte de los de Camos quedaron sin agua, ya que en esta zona no hay abastecimiento municipal.