Por una parte, se están revisando, reparar y conservar los elementos de los dos parques infantiles situados en el Paseo, uno en las cercanías de las escaleras de subida a la Praza da Estrela, y otro en el Penedo. También se realizan labores de reparación y conservación en los biosaludables.

Por otra parte, se llevaron a cabo tareas de limpieza de los bancos y mesas de piedra ubicadas en el Paseo Fluvial. También se aplicó tratamiento para la conservación de la madera de los bancos, para aumentar su durabilidad, y se repararon o sustituyeron las piezas en mal estado.

Además, las fuentes existentes a lo largo del paseo serán sustituidas dado el mal estado de conservación, siendo reemplazadas por otras dobles adaptadas para el consumo humano, pero que también prestan la función de bebedero para perros. De este modo, se da respuesta a la demanda de muchos dueños de mascotas que suelen pasear por este lugar.

También se ha actuado en el lavadero situado en la Baixada oa Embarcadoiro donde se llevó a cabo la limpieza de muros y del propio lavadero, poda de plantas y revisión del sistema de desagüe, para evitar desbordamientos. De este modo se pone en valor este conjunto patrimonial.

Estas actuaciones se complementarán con tareas de jardinearía, introduciendo plantas de temporada que aporten color y vistosidad al entorno.

Desde la concejalía de Parques y Jardines explican que este es el comienzo de un trabajo intensivo que se va a extender a lo largo de los próximos meses con el objetivo de que todos los parques infantiles, tanto en el casco urbano como en las parroquias, estén en las mejores condiciones para su disfrute para toda la familia.  Al tiempo solicitan la colaboración ciudadana con un uso responsable de estos espacios.