Un ganadero de Baiona pierde 50 cabras por ataques de perros
ALFREDO // Celestino con una de las cabras malheridas

“Justicia”, es lo que pide el baionés Celestino Barreiro tras dos ataque de perros, presuntamente intencionados, que acabaron con casi la mitad de su rebaño de cabras que pastaban libremente en los montes de la “Serra da Groba”.

Este ganadero está desesperado. El pasado 30 de diciembre encontró en los montes de As Mariñas, Mougás (Oia), 12 cabras muertas por ataques de los canes. Celestino, que tiene la explotación ganadera en el barrio de San Cosme, Baíña, denunció esta situación en el cuartel de la Guardia Civil de Baiona.

Cuando todo parecía volver a la normalidad, la mañana del pasado miércoles, otro ataque de perros alarmaba a la tranquila cabaña de cabras de Celestino. “Estábamos durmiendo, eran sobre las 8:30 horas y oímos el ruido de un coche. Bajamos corriendo y ya nos encontramos con una cabra herida en el almacén y el resto del rebaño había desaparecido”, relata el ganadero.

Tras la búsqueda de los animales por los montes, encontraron varias cabras malheridas en la zona de As Eiras, Baredo, “todas mordidas por perros en la zona vaginal y ya no pueden parir”, señala. Otros de los rumiantes los encontraron en la rotonda del Rocamar, en la zona del Talaso y en el colegio de Fontes. “Nos faltan 34 cabras que estaban preñadas y que las damos por perdidas”, indica Celestino.

De las 130 cabras que tenía apenas le quedan unas 80. Tras este ataque, Celestino cree que la perdida económica puede rondar los 20.000 euros. “No sólo es la perdida de las cabras, sino el de los cabritos que iban a tener y que van a nacer muertos”, asegura el ganadero. “Es de lo que vivimos, los que nos paga las facturas. ¿Qué vamos hacer si seguimos así?. ¿Dónde está la justicia?. Que actúe ya”, apunta desconsolado el ganadero.

Pero esta no es la primera vez que Celestino se enfrenta a una situación simular. “En el 2010, unos perros nos mataron 300 cabezas, entre cabras y ovejas, dentro de la propia explotación y nunca supimos nada”, afirma.

No quiero que estas cosas vuelvan a ocurrir. Sí quieren matar, que me maten a mí, pero el ganado no, que no tiene culpa”, concluye Celestino quien este martes interpondrá otra denuncia ante la Guardia Civil.

Un ganadero de Baiona pierde 50 cabras por ataques de perros
ALFREDO