Tomiño transformará el entorno de la Iglesia de Amorín en un gran espacio público
Infografía

Siguiendo en la línea de recuperación de espacios públicos en los núcleos de población, para el disfrute de los ciudadanos, el Concello de Tomiño, emprenderá la remodelación del entorno de la Iglesia parroquial de San Xoán de Amorín.

Este espacio público anexo al atrio, alberga en la actualidad un palco de música y un cruceiro, y se encuentra pavimentado con aglomerado asfáltico, usándose como aparcamiento, sin ofrecer seguridad suficiente para el vecindario.

En este espacio hay además, nueve plátanos de gran porte; árboles que junto con la iglesia, el crucero y el palco, califican el entorno.

El objetivo de la intervención es, como ya había sucedido en el casco urbano de Tomiño (O Seixo), generar un ámbito espacialmente atractivo, que invite a la gente a utilizarlo de una manera segura y accesible, potenciando así las actividades lúdicas y sociales, y al mismo tiempo, poner en valor la arquitectura y el espacio público. La superficie total de las obras alcanza unos 2.400 m2 y el presupuesto de licitación ronda los 180.000 euros.

Según explicó la alcaldesa de la localidad, Sandra González, durante la presentación a los vecinos de la parroquia celebrada hace unos días, la intervención busca “favorecer o uso peonil seguro e o fluxo de persoas, creando un espazo accesible, simplificando cotas, e mellorando as súas posibilidades de uso e mobilidade”.

Se trata de proteger el lugar existente delante del atrio de la Iglesia (donde se encuentran el cruceiro y el palco) del tráfico de vehículos, generando un espacio de estancia y poniendo en valor el eje entre el cruceiro y el Santuario. Este nuevo espacio se convertirá en una alameda, con pavimentos blandos, de “xabre” compactado. Por último, se procederá a la colocación de juegos infantiles.

El proyecto contempla variar las cuotas de la acera delante del muro de cierre de la Iglesia; un muro de piedra labrado en su frente, y que está parcialmente enterrado por la acera actual, poniendo todo el ámbito a la misma cuota y en plataforma única, y favoreciendo así la accesibilidad universal. Por eso se demolerán además las escalinatas de acceso al torreiro y se construirá en su lugar una rampla.

El resultado de las obras será ““un espazo público contemporáneo, máis humanizado, no que prime o uso peonil, e que poña en valor a arquitectura e o propio lugar e incorpórase unha iluminación especifica pensada para este ámbito, e tamén un novo mobiliario urbano, bancos e papeleiras”, informó la regidora.

Tomiño transformará el entorno de la Iglesia de Amorín en un gran espacio público
Infografía