ALFREDO // Celia, Santiago, el ganador de la macrocesta, y Dani

Santiago Velayos aún no se cree que es el ganador de la famosa macrocesta de Navidad de O Rosal valorada en 25.000 euros. A sus 25 años, este nigranés, y amante de las motos, lleva más de un mes esperando por su premio. Y es que el joven tenía en su poder el número de reserva del sorteo celebrado el pasado 17 de diciembre en la sede de la ONCE en Madrid. El poseedor del primer número premiado tenía de plazo para reclamar su premio hasta este lunes, pero no apareció.

El primer número no me tocó, pero al seguir leyendo la noticia del sorteo en Telemariñas, vi que tenía el número que salió de reserva por si no aparecía el primero. En ese momento me dio un ataque de ilusión que no sabía como afrontarlo. Miraba todos los días el Facebook de Skape 30 por si ponían al ganador, y, un día, para quedar más tranquilo, me decidí a llamar a Dani para decirle que tenía el segundo número premiado”, apunta el ganador de la macrocesta de Navidad más famosa de Galicia.

A Santiago le hacia ilusión tener esta moto. Él, y un grupo de amigos moteros, se acercaron un día a O Rosal a comprar rifas. “Al ver la moto expuesta me dije, esa moto tiene que ser para mí”, señala emocionado y, al mismo tiempo, nervioso el nigranés, quien por tan sólo diez euros se llevó un premio de 25.000. “A las doce de la noche cuando Dani me confirmó que era el ganador porque no apareciera el otro número, le mandé un mensaje a mis amigos, que sepáis que la moto del Rosal, es mía”, explica.

Para Santiago este premio significa mucho. Su sueldo de camarero no le permite comprarse una moto tan cara. “Para mí esto es un sueño hecho realidad. Es llegar a algo que no estaba en la palma de mano, algo a lo que no podía optar”, comenta. El joven ya piensa en lo que va a hacer con los premios. “Cosas que tengo repetidas, como el ordenador, voy a venderlas. La secadora se la dejo a un amigo y el jamón lo llevo a cortar mañana mismo y lo envasaré al vacío”.

“Ahora estamos más tranquilos. Es un alivio entregar este premio porque es mucho dinero. Se hizo de rogar, pero lo dimos. Es una forma de demostrarle a la gente que no hay trampa ni cartón”, señalan Daniel Rodríguez y Celia Carerra, gerentes de la cafetería Skape 30, quienes aseguran que no han tenido ganancias con el sorteo porque han vendido sólo 12.500 rifas. “La inversión fue muy grande. La cesta se ha ido a casi 44.000 euros. Además, hacienda se lleva lo suyo, solamente en impuestos hemos pagado 17.500 euros y luego, los que tiene que pagar el ganador del premio”.

Dani y Celia no van a repetir el sorteo de la macrocesta para las próximas navidades. “Esperamos un niño que vendrá al mundo en junio y tenemos que centrarnos en él”, finalizan.

La macrocesta contenía, entre otras cosas, una TV de 55’’, una secadora, una Play Station 4 Pro, un ordenador portátil I3, un jamón, una cesta de productos típicos de la zona, 300 € en rascas de la ONCE, 10 décimos de Lotería Nacional de Navidad, 10 décimos de Lotería de Navidad de la ONCE, un cambio de ruedas de hasta 300 € en MGV Automoción y una motocicleta BMW 1000 cc, RR versión 2022.

JUAN RAMÓN