Setas en Oia
RUBENS // Imagen de dos lepiotas en Oia

La climatología es un factor clave para hacer que una temporada de setas sea buena o no, y el mes de noviembre no ha sido del todo bueno en las comarcas de O Val Miñor y O Baixo Miño.  

Los expertos apuntan que lo fundamental para lograr una buena campaña de recogida es que llueva y bajen las temperaturas nocturnas durante las próximas semanas. Un noviembre con temperaturas máximas de hasta 27 grados y con ausencia total de frío, sin apenas heladas, tiene sus consecuencias negativas para las setas.

Ahora habrá que esperar a que cambie la climatología, y como mínimo nos esperan dos fines de semana seguidos de sol y calor. Las temperaturas máximas vuelven a subir el sábado sobre todo en el sur.

La influencia del anticiclón subtropical que se sitúa sobre la península se mantiene hasta el fin de semana, y el sábado se prevé una nueva subida de las temperaturas máximas, especialmente en el sur. El domingo se mantienen las altas presiones, aunque las temperaturas serán más propias del otoño. Este verano tardío podría terminar la próxima semana, ya que el anticiclón se sitúa ligeramente hacia el sur, los vientos rolan a oeste-sudoeste y aumenta la probabilidad de precipitación, sobre todo en la fachada atlántica. Aún así las temperaturas seguirán siendo suaves, pero con valores más acordes con la época del año.