Fundación la samaritana
ALFREDO // Mª Carmen con la alcaldesa de Oia, Rosa Otero

Hace diez años una jerezana, Mª Carmen Colmenero, se asentaba en A Gandara para realizar uno de los trabajos más gratificantes que el ser humano puede hacer en su vida, trabajar para los demás. Y lo hace con una casa de acogida básica para mujeres sin recursos.

Esta jerezana hizo enfermería y hace unos años llegó a Vigo donde tiene un hermano fraile, que gracias a él, se hizo Samaritana y fundó en A Guarda la fundación “La Samaritana” , donde ella es la presidenta. Se instaló en una casona antigua en ruinas que tuvo que restaurar con subvenciones, donaciones y con sus propios recursos económicos.

Cuando llegué aquí todo eran matorrales, la casa estaba completamente en ruinas, todo se caía, pero con mucho trabajo y dinero la fui arreglando poco a poco y hoy en día es una casa de acogida para personas sin recursos, aunque, de momento solo acojo a mujeres”, comenta Mª Camen ilusionada con el proyecto que tanto trabajo le ha costado.

En la finca, de unos 3.000 metros cuadrados, cultiva sus propios productos, tomates, patatas, pimientos o cebollas que consumen en la casa o que dona a los vecinos de la zona que vienen a buscar para comer.

Viene ahora una mujer de 50 años que no tiene donde vivir mientras a la hija no le den una paga no contributiva” relata la Samaritana. Pero no solo viene gente sin recursos, también se acercan hasta A Guarda personas del Rebullón o del Nicolás Peña que requieren de una atención más delicada.

“Pensé que iba a solucionar el mundo y el mundo me solucionó a mi.”

La casa, que pertenece al Obispado, tiene cuatro plantas con nueve habitaciones, siete cuartos de baño, cocinas, salones y hasta una pequeña capilla en el interior donde los domingos el Cura de O Rosal, Don Isaac, da Misa. Está preparada para acoger como máximo a nueve personas.  Recibe donaciones de las distintas administraciones, Xunta, Diputación, Concellos aunque también vende lotería para poder subsistir.

capilla fundación la samaritana
FOTO BANDALLO // Mª Carmen en la pequeña capilla de la casa

Esta Samaritana recoge cosas que le donan, como colchones, armarios o camas que después reparte con los más necesitados de la zona. En la Fundación imparten cursos que reciben vecinos de todo O Baixo Miño, los lunes de primeros auxilios, los martes de gimnasia, los miércoles de memoria, los jueves de gimnasia, los viernes de arte floral y los sábados de cocina.

Como anécdota,  Mª Carmen recuerda con mucho cariño a una niña de 13 años de A Guarda que por su cumpleaños no quiso regalos sino alimentos no perecederos para donarlos a la casa de acogida.

Esta semana se ha reunido con la alcaldesa de Oia, Rosa Otero, que preside la Mancomunidad de O Baixo Miño, para pedirle ayuda porque necesita un elevador para minusválidos y su instalación es muy elevada.