ALFREDO

“Si Mahona no va a la montaña, la montaña va a Mahoma”. Con ese lema, la empresa danesa de decoración y diseño Bloomingville recorre Europa con un showroom que hizo escala tres días en Oia para que sus clientes pudieran conocer in situ los productos de su nueva campaña.

“Antes llevábamos a los clientes (gerentes de empresas y tiendas) de Bloomingville a Dinamarca o a distintas ferias con los gastos pagados para vieran la exposición de sus productos, pero la pandemia no lo ha permitido y este año decidieron traer la exposición en un showroom, y la experiencia ha sido todo un éxito. Sólo el primer día, ya se cumplieron las expectativas previstas”, indicó el baionés Javier Salgado, representante de la marca danesa en el noroeste peninsular.

Sus clientes pueden comprar los productos a través de catálogo, “pero necesitan verlo y tocarlo para conocer su calidad. Nosotros aquí contactamos con ellos y vienen a ver la exposición (siempre con todas las medidas sanitarias establecidas) para conocer el producto y después ellos venderlo en sus tiendas”, explica Salgado.

El camión salió el pasado 27 de abril de Dinamarca (las restricciones sanitarias no permitieron que parara en varios países europeos) y llegó a Bilbao el 29. Tras dos días en la ciudad vasca, puso rumbo a Santiago de Compostela, donde estuvo del 1 al 3 de mayo. Su última parada en España fue en As Mariñas, Oia, donde el enorme camión no paso desapercibido. “El Talaso Atlántico nos acogió con los brazos abiertos los tres días que estuvimos aquí”, reseña el representante de la firma danesa.

Ha sido una experiencia muy buena y con muy buena acogida, ya que hemos llegado a más clientes que antes, por que no todo el mundo podía ir a Dinamarca. En toda Galicia se acercaron a ver la exposición 50 empresas y unas 100 personas. Sólo en Oia han pasado por el showroom 25 negocios y 50 personas. Vino gente sobre todo del área de Pontevedra y de Coruña, que aprovecharon la fama de lo bien que se come en A Guarda, Oia y Baiona para pasar el día”, declara Salgado.

El camión aparca y despliega mediante hidráulicos las estancias de los laterales y el techo. “Luego colocamos la mercancía, básicamente muebles, cerámica, mantas, complementos de interiorismo y cojines, que es el producto estrella, fue lo que más vendimos”, apunta el baionés.

Esto nos ha parecido una buena idea. Antes hacíamos la compra por catálogo o en ferias, pero como no se pueden hacer, podemos ver el producto al natural, como es, y así poder comprarlo”, explica Carlos Lama, de la firma viguesa La Casona.

Tras su estancia en Oia, la exposición tomó rumbo a Oporto, donde permaneció varios días en el parking de un museo para luego poner camino del Algarve y su posterior regreso a Dinamarca.

ALFREDO