A Abel Caballero le ha salido competencia en Gondomar. Miguel Dos Santos es un vecino de Mañufe que, emulando al alcalde de Vigo, aunque a una escala más pequeña, instaló en su jardín un árbol de Navidad de led de seis metros de altura, con 3.660 bombillas y visible desde casi toda la villa Condal.

La idea comenzó a gestarse en la cabeza de Miguel en el mes de agosto. “Este año tenía pinta de que la Navidad iba a ser distinta a todas las que he vivido hasta ahora. En verano me puse a pensar que podríamos hacer para darle un toque distinto a la decoración navideña. Después de darle bastantes vueltas, leer un poco y ver unos cuantos vídeos en YouTube, llegué a la conclusión que lo que teníamos que instalar en casa, era un árbol de Navidad de leds”, señala Miguel, observando orgulloso su trabajo.

Miguel poco a poco fue creando la estructura del árbol con ayuda de su mujer Tamara. “Empezamos a montarlo a principios de noviembre. Primero hicimos la base con un aro de acero de tres metros de radio y seis de diámetro. Luego le colocamos 32 tiras de plástico rígido con 100 agujeros cada una, donde instalamos las bombillas, una por agujero. Luego le pusimos la estrella con 460 bombillas led y con ayuda de mi suegro y mi cuñado, lo sujetamos a un mástil y lo subimos”, apunta el gondomareño.

La parte mecánica ya estaba hecha, faltaba la parte técnica y Miguel, en eso, es todo un experto. Su trabajo como informático le ayudó a la hora de programar las luces en distintos colores para que “bailen” al ritmo de la música. “Las luces se encienden a las 19:00 horas hasta las doce de la noche. Cada hora en punto, hasta las 22:00 horas, se activa el programa musical que dura 16 minutos con música de típica de Navidad, que suena en dos altavoces colocados en el exterior de la casa”, explica.

Además del árbol, Miguel también decoró la casa, el garaje y un olivo con otras 6.000 bombillas más de led. En total, casi 10.000 bombillas de esta tecnología que iluminan la Navidad a esta familia de Gondomar. “Cada año decorábamos la casa por las fiestas. Poco a poco íbamos añadiendo luces hasta llegar a las diez mil de este año”, afirma.

El encendido el pasado 21 de noviembre fue todo un espectáculo de luz y sonido que llamó la atención de los vecinos. “Les encantó, hasta pararon los coches en la carretera para verlo. Mi marido le sigue los pasos a Abel Caballero, pero es imposible competir con él”, señala Tamara Santos, quien asegura que “cada año iremos sumando más luces, porque esto, sólo es el principio”.

ALFREDO // Miguel y Tamara, al pie del árbol de Navidad de led