ALFREDO //Juan Alves en el "Recuncho do amor"

El confinamiento nos obligó a encerrarnos en casa. La gente se entretenía viendo la tele, leyendo un libro, cocinando y, el que tenía la suerte de tener una finca, practicaba deporte. Juan Alves es un vecino de Nigrán diabético que, por su enfermedad, necesita hacer ejercicio, pero lo que comenzó con unos paseos diarios en bicicleta acabó con un parque que es visitado por decenas de vecinos.

Yo tengo que hacer deporte. En el confinamiento andaba en bicicleta en la finca e hice un tobogán, pero se me hacia pequeño, entonces, cogí la desbrozadora para limpiar el camino que hay al lado de mi casa para ampliar el recorrido y poco a poco terminé limpiando 4.000 metros cuadrados de maleza entorno a la Presa da Regueira”, señala orgulloso el deportista y creador del parque.

A medida que se adentraba en la selva, el proyecto cambiaba en la imaginación del nigranés. “Un día sorprendí a una pareja dando rienda suelta al amor. Ahí tenía pensado poner un banco, pero se me ocurrió hacer el “Recuncho do amor”, una cama fabricada con palés”, explica Alves sentado en el improvisado nido de amor.

La antigua presa de regadío que llevaba más de 40 años camuflada entre la maleza, escondía en su interior toneladas de fango, piedras, un montón de basura “que tiraba la gente”, señales de tráfico y hasta una “sachadora”. “En la Baixada da Regueira saqué 50 pares de zapatos enterrados en el fango, más de 40 tractores de madera y todo tipo de escombros escondidos en lo que antes era un zarzal”, afirma.

La Presa da Regueira se ha convertido en la nueva atracción turística de Nigrán. Cuenta con dos columpios, para pequeños y mayores, puentes, varios bancos diseñados y fabricados con materiales reciclados y hasta un “trono” escarbado en un troco de un árbol.

“Me encantó. Vine el domingo con mi marido y había mucha gente, fue impresionante. Antes era una selva y ahora es un parque donde poder venir a pasear con la familia o sentarse en uno de los bancos a leer un libro”, indica Marta Márquez, vecina de San Pedro.

ALFREDO