Vecinos de Viladesuso están hartos de los malos olores y los ruidos de la decantadora

Varios vecinos de Viladesuso, en Oia, están cansados de los continuos malos olores, ruidos y espuma que desprende la decantadora ubicada en Porto Senín.

La decantadora fue construida en el mandato del anterior alcalde, ya fallecido, Álvaro Miniño, desde entonces y según los vecinos nunca funcionó en perfectas condiciones.

“Llevamos años padeciendo los malos olores y ruidos que la decantadora desprende todos los días. Cuando hay norte tenemos que cerrar las ventanas por que el olor es insoportable”, comenta Manuel Fernández, uno de los vecinos afectados. “Llevé a analizar el agua del pozo que tengo y el análisis ha dado un 98 % de aguas fecales, por lo tanto, está completamente contaminada y no la podemos usar ni para regar. Gasté el dinero en hacer el pozo inútilmente”, añade Fernández.

Son diez los vecinos afectados por esta situación y piden al concello de Oia que “solucione esto de una vez por todas. Llevamos muchos años padeciendo este problema y estamos cansados. Vamos a contratar a un abogado para denunciar la situación en la que estamos a Bruselas”, relata Manuel.

Según ellos, la decantadora no sólo afecta a los vecinos sino también al mar. La zona de Porto Senín, que es donde desagua la decantadora, se ve afectada por el agua depurada que arroja al mar “está todo muerto, todo quemado por los restos de desperdicios. No hay ni argazo,” explica Manuel y termina “esto es un pozo negro, no una decantadora y tenemos la esperanza de que ahora con el cambio de gobierno en Oia esto se solucione”.

Por su parte, la alcaldesa del Concello de Oia, Rosa Otero, informó a este medio de comunicación de que la espuma que sale por los conductos de aireación de la decantadora no es contaminante y que funciona correctamente. Añadió también que de noche los motores están apagados para no causar molestias a los vecinos.