El pasado jueves, el Alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, y el Concejal de Turismo, Rafa Álvarez, mantuvieron una reunión con las empresas de alojamiento turístico de la villa. En esta primera reunión fueron convocados los más de 10 establecimientos turísticos presentes en el municipio, como hoteles, apartamentos, pensión, turismo rural, camping y albergue.

La finalidad de la reunión fue trasladar directamente al sector las gestiones hechas por el alcalde, Antonio Lomba, y la concejalía de turismo en relación a la publicación por parte de Portugal de un itinerario no oficial del Camino de la Costa.

En la Ley de Patrimonio Cultural de Galicia, aprobada en 2016, fue reconocido el Camino Portugués de la Costa siendo A Guarda, el primero concello gallego de este itinerario. Es decir, esta denominación corresponde al camino que comienza en Oporto, recorre el litoral portugués hasta llegar a Caminha donde cruza el río Miño en su propia desembocadura hasta A Guarda y continúa recorriendo las villas costeras de O Rosal, Oia, Baiona, Nigrán, Vigo y Redondela.

Además de esta situación se trató otro punto de vital importancia para los peregrinos, el turismo y el vecindario en general, como es falta de comunicación real entre Caminha y A Guarda. Actualmente el transbordador no funciona y parece que se retrasará su comienzo. El Alcalde trasladó a los asistentes los diferentes condicionantes como la avería del embarcadero en A Pasaxe que desde el mes de agosto no permite el acceso al transbordador con vehículo. También informó los pasos dados ante Portos de Galicia para el rápido arreglo de este embarcadero y de este modo la Cámara Municipal de Caminha pueda activar el funcionamiento con vehículos y no solo con pasajeros a pie o en bici como estuvo trabajando en el segundo semestre de 2021.

Ante la importancia para el presente y futuro de A Guarda, tanto como inicio gallego del Camino Portugués de la Costa como por la vital comunicación entre las dos villas fronterizas, el Alcalde también adelantó que se dio el paso de registrar una primera propuesta no Ley ante el Parlamento gallego.

Esta reunión permitió acercar posturas entre las empresas de alojamientos turístico y el Concello de A Guarda siendo conscientes de que el trabajo debe ser conjunto.

En las semanas anteriores también se mantuvieron reuniones con los restaurantes para conocer su realidad tras estos años de pandemia y poder poner en marcha iniciativas para reactivar el sector.