Este miércoles, los concellos de A Guarda, Gondomar y Nigrán, recibieron una traspaleta para el punto limpio al amparo del proyecto europeo ESTRAEE de reciclaje de la “basura electrónica” promovida por la Diputación.

Las transpaletas son eléctricas, en sintonía con el proyecto sostenible y de cuidado con el medio ambiente, tienen una capacidad de carga de hasta dos mil kilos y una velocidad máxima de 10 kilómetros hora.

Además, estas máquinas permitirán transportar y mover de una manera cómoda y segura los aparatos eléctricos y electrónicos, unos residuos extremadamente contaminantes, en crecimiento exponencial y que están suponiendo ya un grave problema.