ALFREDO

El Gobierno local de Baiona ha comunicado a las empresas de telefonía el cambio en la normativa municipal que permitirá el tendido aéreo de fibra en los núcleos del rural baionés. Se modifica así la norma, marcada en el propio PXOM, que obligaba a que los tendidos de suministros fueran enterrados lo que, señala el alcalde Carlos Gómez, supuxo unha notable limitación no despregamento das redes de telecomunicacións no municipio”.

La antedicha norma municipal entraba en conflicto con la Ley General de Telecomunicaciones por lo que era preciso un cambio de la misma dado que, esta última norma, posee un carácter jerárquico superior. Por otro lado, y debido a la dispersión de población en el rural, este cambio en la normativa remedia el problema de que las vías públicas que dan acceso a dichos núcleos, no sólo carecen de canalizaciones, sino que no son aptas para su instalación.

Por lo tanto, el Concello de Baiona permitirá los tendidos aéreos de telecomunicaciones en todas las áreas del municipio “que non teñan interese declarado patrimonial, cualificación de núcleo urbano ou que estando en este e por incapacidade técnica, non se pode realizar doutro xeito”.

El alcalde de Baiona, destacó la importancia de esta decisión que permite “aos núcleos parroquias acceder ás novas tecnoloxías da información”. En ese sentido, Carlos Gómez, recordó que el pasado estado de alarma y el confinamiento que llevaba aparejado, amosou claramente o déficit que en materia de internet e telecomunicacións tiñan os nosos núcleos rurais”.

Con esta medida, añade Gómez, “facilitamos a toda a veciñanza a conciliación familiar e laboral daquelas persoas que poidan teletraballar, un sistema que pola pandemia da COVID-19, cada día é máis utilizado”. En la misma línea, el regidor local hizo hincapié en la importancia de que los vecinos, “dispoñan dunha rede de fibra que lles permita realizar as xestións con organismos, entidades bancarias ou servizos de saúde, do mesmo xeito que, en casos excepcionais, as nosas nenas e nenos, poidan seguir as clases a distancia”.

Se trata, explicó, de “poñer ás nosas parroquias no século XXI e contribuír á modernización e dignificación dos núcleos rurais que foron os grandes esquecidos dos sucesivos gobernos conservadores”.