ALFREDO // (Archivo) Jóvenes en el Frades Sunset Festival Baiona 2018

El parque de A Palma, la zona amurallada del paseo de Monte do Boi y su entorno privilegiado cerca de las playas, se han convertido desde hace años en un punto de encuentro para que jóvenes de la comarca del Val Miñor se reúnan los fines de semana para hacer botellón.

Con la época estival, la concentración de jóvenes en este lugar aumenta, y con ello, el riesgo de contraer el Covid-19. En el primer fin de semana de julio se pudo constatar que muy pocos usuarios de este lugar respetaban las medidas contempladas por las autoridades y la Policía Autonómica se vio desbordada. “Se ha detectado un comportamiento bastante incívico y vamos a actuar en consecuencia. Sancionaremos duramente a quienes actúen irresponsablemente en este tipo de concentraciones. Pedimos la responsabilidad de cada persona para que todos podamos pasar un verano lo más tranquilo posible”, indicó esta mañana el alcalde de Baiona, Carlos Gómez.

El Concello, para erradicar este tipo de práctica y evitar contagios, tomará medidas excepcionales. “Se iluminará el parque de A Palma y la zona amurallada del paseo de Monte do Boi, se pondrán vallas para controlar la entrada y salida, se pedirá la documentación a los usuarios para ver si son menores de edad y se vigilará que se respecten las medidas sanitarias establecidas por las autoridades”, señaló el regidor

La Policía Local de Baiona será la encargada de vigilar que se cumplan las normas mediante un dispositivo coordinado con la Policía Autonómica. Este dispositivo también incluye el casco viejo. “Se harán controles individuales del comportamiento de todas las personas en el casco viejo garantizando que todo el mundo use las mascarillas, si no lo hacen, se tomaran las medidas pertinentes según marca la Ley”, aseguró Gómez, quien advierte que “el consumo de alcohol en la calle sólo se puede hacer en las mesas de los establecimientos habilitados para ello”.