La Concejalía de Electricidad del Concello de Baiona ha llevado a cabo trabajos para mejorar la iluminación en la Avenida Joselín, PO-552, carretera del Rompeolas que une Baredo con la Villa.

El Concello de Baiona ha mejorado la eficiencia energética en las 12 luminarias de esta zona del alumbrado municipal con la sustitución de lámparas de 150 vatios de halogenuro por otras de 80w de tecnología LED.

El concejal de Electricidad, José Ángel Bahamonde, señala que las nuevas bombillas LED mejorarán la iluminación del municipio, como ya se ha comprobado en otras zonas donde ya está instalada. “La iluminación LED destaca por su menor consumo y bajo mantenimiento, lo que supone un gran ahorro para las arcas municipales”, destaca Bahamonde.

El alcalde de Baiona, Ángel Rodal, explica que “con esta renovación se contribuye, además, al respeto al medioambiente puesto que las nuevas luminarias consumen menos que una bombilla tradicional, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero”. Rodal ha matizado que el paso a LED supone: “una mejora y un ahorro muy importante, con un consumo de casi el 50%, consiguiendo un mayor ahorro energético y por consecuencia económico, al mismo tiempo que reforzamos la cantidad de intensidad lumínica”.

Las ventajas de la tecnología led son múltiples: supone un alto índice de reproducción, un alto rendimiento lumínico, más de 150 lúmenes por vatio, todo ellos sin producir contaminación lumínica ni ambiental, siendo cien por cien sostenible. Además, este tipo de tecnología supone un 75% de ahorro frente a otras.

Los trabajos llevados a cabo en la Avenida Joselín vienen a completar los realizados en los pasos de peatones a lo largo de la PO-552 cuyo fin ha sido también mejorar la seguridad vial mediante la mejora de la visibilidad.

El departamento de electricidad del Concello de Baiona revisó varios pasos de peatones del municipio para mejorar las condiciones de visibilidad e iluminación con el objetivo primordial mejorar la visibilidad y con ello la seguridad vial y de los peatones.

Esta medida se adoptó en varios puntos de vías urbanas en las que el Consistorio ha observado que la visibilidad no era la apropiada, al estar demasiado oscuros. La Avenida Foz do Miñor, en Sabarís y la Avenida Monte Real, arterias principales de acceso norte a la villa, y son los tramos que soportan mayor afluencia de tráfico rodado y de peatones al transcurrir también paralela al paseo litoral que transcurre por la villa, muy utilizado por los vecinos para hacer caminatas.