Tras recibir una subvención de la Consellería de Medioambiente, Territorio e Vivenda de la Xunta por un importe de 80.000 euros y sumada a su aportación de 55.000 euros, el Concello de Baiona rehabilitará las antiguas casas de los profesores situadas en Sabarís, después de la aprobación de su desafección de la Consellería de Educación, para convertirlas en dos viviendas sociales que serán destinadas para alquilar a unidades de convivencia con escasos recursos económicos como vivienda habitual y permanente.

Su adjudicación se realizará entre los inscritos en el Concello de Baiona mediante los requisitos establecidos en el “Programa de Vivendas Baleiras” del Instituto Galego de Vivenda e Solo, siendo prioritarios para su acceso los colectivos afectados por ejecuciones hipotecarias, afectador por procedimientos judiciales de impago de rentas de vivienda, unidades familiares con hijos menores o familias numerosas, unidades familiares con víctimas de violencia de género, unidades familiares en las que existan mayores de 65 años, beneficiarios de ayudas al alquiler vencidas con especial vulnerabilidad y unidades familiares con dificultades para asumir el coste del arrendamiento de una vivienda.

«Desde el equipo de gobierno se apostó por este proyecto que consideramos tan importante por ser las primeras viviendas destinadas a alquiler social en el municipio y el objetivo principal del mismo es poder facilitar el acceso a una vivienda a estas familias que tienen especiales dificultades, pudiendo así permitirse un alquiler que se ajusta a su situación económica y social«, señala el alcalde de Baiona Ángel Rodal.

«Con esto«, indica el regidor, «se logra además de incorporar un inmueble al inventario municipal, darle un lavado de imagen ya que se encontraba en mal estado y asimismo amparar a colectivos que carecen de medios. Era un inmueble que carecía ya de utilidad y que ahora va a estar destinado a un buen uso».