El Concello de Nigrán y la Comunidad de Montes de Camos habilitan un mirador en el conocido popularmente como el ‘ Piricoto do Vilar’, en el parque forestal al lado del conocido como sendero de las Medoñas que se inicia en Priegue, atraviesa Camos y finaliza en Chandebrito.

La infraestructura de madera de pino tratada para exterior (encargada a una carpintería del municipio y con una inversión de 3.000 €) mide unos 15 metros cuadrados y se asienta sobre una roca ya frecuentada desde siempre por el vecindario por su sorprendente panorámica de toda la comarca. Desde ella se puede divisar la parroquia de Camos desde una perspectiva muy poco conocida, con la calle San Roque y el Torreiro como ejes de unas vistas que abarcan desde el extremo izquierdo con Chandebrito hasta todo el litoral de Nigrán y Baiona a la derecha.

«É unha panorámica impresionante, moi pouco coñecida, onde podemos ver Camos e todo o Val Miñor desde unha perspectiva única e case diría que inédita«, incide el alcalde, Juan González, quien encuadra la iniciativa en su apuesta por promover » o encanto das parroquias do interior e os seus sendeiros forestais máxicos«. «Incentivamos que a xente camiñe polos nosos montes e coñeza a nosa parroquia, é un xeito máis de por Camos en valor«, añade  Gerargo Ferreira, presidente de la Comunidad de Montes.