ALFREDO // Noa con su "mejor amiga", Zoe

Más de doscientas cincuenta personas se concentraron esta mañana en Bouzas, Vigo, para denunciar los malos tratos a las mujeres, a los animales y en apoyo a Noa Alonso, la joven de Oia que recibió una brutal paliza por increpar a un hombre que agredía a su propio perro.

Con voz quebrada, daba las gracias a las personas participantes por su apoyo. Durante la protesta, Noa, con muchos dolores y secuelas, animó a seguir defendiendo a los animales, “ya que ellos no tienen voz. Lo primero que hay que hacer en casos como este, es llamar a la Policía o a la Guardia Civil, y lo segundo, es no dejar que le pegue”, señala la joven, enfermera de profesión.

Otra de sus preocupaciones es el estado del perro al cual defendió. Está preocupada porque lleva varios días sin verlo. Pidió también que se haga justicia y se endurezcan las penas contra el maltrato animal como en otros países europeos. “La Ley tienen que ser mucho más dura para esta gente, como en otros países, que por maltratar a un animal te meten en la cárcel”, apuntó Noa en su discurso, interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes.

La concentración, con gran carga emotiva, fue convocada por el colectivo feminista Antiespecista, que considera esta agresión un nuevo caso de violencia machista. “Esta persoa agrediuna aproveitando que era máis forte, que tiña máis poder. Non se pode ir pola vida facendo o que a un lle da gana, hai que respectar ás persoas e aos animais. Persoas así teñen que estar no cárcere pagando as penas”, señaló la portavoz del colectivo, Mónica Martínez García.

ALFREDO
ALFREDO