Como trabajadoras de los Centros de Salud de A Guarda, Oia y O Rosal y del PAC de A Guarda, manifestamos nuestra gratitud al vecindario del Baixo Miño por la espectacular demostración de defensa de la Sanidad Pública mostrada en los últimos días.

Una movilización inédita en nuestra comarca el pasado martes 21 y unas concentraciones en los días 22 y 23 que son prueba de que vuestro compromiso es inquebrantable. Sentimos un inmenso orgullo de trabajar por el cuidado de vuestra salud y ver cómo vosotros lo hacéis por cuidar de quien os cuida. La Sanidad Pública es uno de nuestros mayores tesoros y como tal, tiene en la población del Baixo Miño una salvaguarda férrea. Este es el camino correcto, separadas podrán privarnos de lo más básico, juntas, seremos capaces de impedirlo.

Agradecemos a las plataformas locales y vecinales de A Guarda, Oia, O Rosal y Tomiño por el incansable trabajo realizado en pro de la Sanidad Pública a lo largo de estos años, así como estos días, que permite lograr hitos como los mencionados. Sin estas herramientas, la Sanidad se encontraría en un estado de indefensión. Fortalecemos pues, la unidad entre profesionales y usuarias, sigamos juntando esfuerzos por defender lo que es de todos.

Nos felicitamos por el amplio seguimiento de la huelga convocada de la mano de CIG-Saúde en la Atención Primaria de esta unidad. De principio a fin, dejamos meridianamente claro que con este golpe en la mesa, a lo que nos abocan las políticas de los actuales gestores del Sergas, no pretendemos damnificar a nuestros pacientes.

Nos disculpamos por los trastornos ocasionados, a la par que agradecemos la comprensión que la práctica totalidad de nuestros pacientes mostraron para con nuestra lucha, que no es solo por unas mejores condiciones para nosotros, sino por unas condiciones dignas para atender a nuestra población como lo merece. Sin demoras, sin inequidades, sin abandonos. Atención Primaria accesible, justa y de calidad para todos. A la altura que la ciudadanía del Baixo Miño merece.

Exigimos, pues, que la dirección de Atención Primaria y la gerencia del área de Vigo, así como la dirección del Sergas y el gobierno de la Xunta, tomen buena nota del clamor manifestado en las calles de A Guarda, en las calles del Baixo Miño. Ahora corresponde a la administración actuar y disponer los recursos necesarios, a comenzar por los Presupuestos, para garantizar una atención de calidad a las pacientes y unas condiciones dignas de trabajo para las profesionales. Se pretenden continuar por la senda del desmantelamiento, encontrarán un grito unánime en defensa de la Sanidad Pública y de la Atención Primaria.