La transformación de la Praza do Calvario para convertirla en un espacio amable para las personas, con un marcado carácter peatonal y accesible ya está dando sus primeros pasos, una ambiciosa actuación que será una realidad gracias al Plan ReacPon de la Diputación de Pontevedra.

La alcaldesa de O Rosal, Ánxela Fernández Callís, y la presidenta de la institución provincial, Carmela Silva, firmaron este martes en Pontevedra el convenio para llevar a cabo la reforma integral de la plaza, que supondrá una inversión de 1,5 millones de euros, de los que la Diputación acercará casi 518.000 euros y el Concello más de un millón de euros, para lo cual ya se presentó a fondos europeos del Next Generation a través del IDAE. La intervención permitirá dotar de identidad a la Praza do Calvario, poniendo en valor los elementos patrimoniales del entorno y generar espacios públicos de alta calidad para el vecindario.

La regidora agradeció a la Diputación la puesta en marcha del ReacPon, un plan que “aposta pola reactivación económica a través de políticas expansivas” del que destacó que “é un apoio fundamental para poder facer realidade de xeito sostible un proxecto tan transformador como é a recuperación e  transformación da praza do Calvario, mellorando e cambiando o modelo para poñer ás persoas no centro da política e da xestión, recuperando e democratizando o espazo público e revalorizando a  nosa contorna patrimonial”. “É un exemplo e é un orgullo poder dicir que hai administracións como a Deputación que contribúen e facilitan aos concellos empoderarse e transformar a realidade dende a proximidade. Temos poucos recursos pero moita vontade”, recordó Fernández  Callís.

Por su parte, la presidenta Carmela Silva destacó que “este interesante e potente proxecto vai supoñer un antes e un despois para O Rosal”, en un entorno ubicado en el centro de la villa que cuenta con “grandes valores patrimoniais”.Trátase de moito máis que reformar e rehabilitar, xa que falamos de poñer en valor un lugar central da vila creando un espazo amable, de convivencia, máis democrático, onde acontezan cousas, onde a xente se relacione e poida haber cultura, deporte e outras manifestacións humanas”. También aseguró que con la reforma de la plaza “imos conseguir que a xente do Rosal viva mellor, sexa máis feliz e teñan máis oportunidades de convivencia”, ya que se “recupera espazo para a veciñanza, cambiando o modelo onde os vehículos deixan de ser protagonistas e as persoas se converten no centro”.

El proyecto

La Praza do Calvario es el centro social y administrativo del Concello de O Rosal que funciona, en la actualidad, como “rotonda-aparcamiento”. Con esta actuación, que empleará materiales constructivos que preserven y potencien su carácter patrimonial y arquitectónico, se va a transformar por completo, reforzando este espacio como centro de convivencia del vecindario y punto de revitalización urbana y comercial a través de un diseño de plaza unitario, atractivo, flexible, nuevo y dinámico que pone en valor la historia de la villa y su patrimonio.

La renovada plaza integrará varios ámbitos destinados al Concello, la Iglesia, el mercado, la Cámara Agraria o las terrazas que estarán interrelacionadas por un espacio central, con zonas verdes. Destacan, por ejemplo, la zona del entorno del mercado, que regresará a sus orígenes plantando árboles de gran porte que van a recordar a las “sobreiras” que había ahí a principios del siglo XX; o la de la zona central, cerca del Concello, donde se proyecta un elemento elevado, a modo de escenario, que servirá para reinterpretar el templete de música que tenía la plaza en los años 20 y que fue derribado. Además, este elemento elevado se hará en ladrillo artesano en recuerdo al oficio, hoy desaparecido, de los “cabaqueiros”, que eran productores de tejas y ladrillos cerámicos que trabajaban en la zona.

El proyecto contempla también la reordenación del tráfico en el entorno; la eliminación de las plazas de aparcamiento y la creación de un nuevo estacionamiento próximo al cementerio; la creación de una barrera visual vegetal en la esquina norte de la plaza para tapar las traseras de edificios; la renovación de las redes de saneamiento, abastecimiento, pluviales, telecomunicaciones y eléctricas; la instalación de iluminación eficiente y nueva señalización; y la colocación de mobiliario urbano y de nuevos elementos vegetales.