ALFREDO

Esta miércoles por la mañana, se ha realizado en el puente de A Ramallosa, un control conjunto de la Guardia Civil del Puesto Principal de Baiona-Nigrán y las Policías Locales de Baiona, Nigrán y Gondomar con motivo del plan de control del coronavirus.

Estos dispositivos tienen como objetivo cerciorarse de que todos los desplazamientos que se realizan por carretera son estrictamente necesarios. En la mayoría de los casos, los agentes se muestran comprensivos y se limitan a recordar las medidas del confinamiento por el Coronavirus y a advertir a los conductores sobre las posibles sanciones si no se cumplen.

Estos controles se establecen tras la orden dictada el pasado domingo por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que fija los criterios de actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado mientras dure la situación de estado de alarma decretada por el Gobierno ante la crisis provocada por la expansión del coronavirus.

Una de las principales medidas, es la puesta en marcha de controles policiales “fijos y móviles” en vías, espacios públicos y medios de transporte para “asegurar” que los ciudadanos cumplen las limitaciones de movilidad.

Dichas limitaciones de la libertad de circulación en todo el país establecen que sólo se podrá salir a la calle en ciertos casos y siempre solo, sin compañía, salvo las personas con problemas de movilidad, para ir a la compra, para echar gasolina, ir a trabajar, a la farmacia o a urgencias.

ALFREDO