“Cuando se cree, se crea”, avisaba Estela Doiro en la previa del partido de ayer. Y lo que el Guardés creó en una noche mágica en la pista de A Sangriña es el resultado de la fe ciega que estos días tuvo el equipo en cada uno de sus integrantes, en cada uno de los aficionados y en un pabellón que volvió a ser un auténtico infierno.

Hay victorias que se logran por la vía rápida y otras, como la conseguida ayer por el Mecalia, se cocinan con mimo, esmero y cariño durante horas. Incluso días. La hazaña en los octavos de final de la Copa -se remontaron ocho goles de desventaja-, empezó a cuajarse el sábado. Y bastaron unas escasas 72 horas para materializarse. Las de Prades, frágiles e irreconocibles en el partido de ida ante el Granollers, resurgieron en su feudo para plantar cara a un conjunto que se merecía igual que las gallegas estar en Málaga el próximo mes de abril.

Con tan poco margen para preparar la vuelta, sólo nos quedaba confiar en lo realizado hasta ahora”, indica Prades, aún gestionando la adrenalina que produce superar con éxito un reto como el de ayer. “La verdad es que el equipo entendió a la perfección lo que ocurrió el sábado y, después de un varapalo tan duro, ofrecieron una respuesta mental magnífica”, celebra. El técnico no duda en poner en valor “la madurez” de estos días, en los que la capacidad para superar adversidades “ha quedado más que demostrada”.

El Granollers en su casa fue muy superior a nosotras, hicieron un partido espectacular en todas las líneas: ataque, defensa, portería… Y ya los últimos minutos nos condenaron aún más”. Para el entrenador del Mecalia el dominio que tuvo el equipo de Robert Cuesta en la ida es reflejo “del trabajo que realizan, del buen balonmano que están practicando”. Quedó demostrado en A Sangriña hace menos de un mes y también el sábado. Pero ayer la historia fue bien diferente.

En A Sangriña cada partido es una historia, pero casi todos tienen el mismo final. Muy feliz. El equipo salió convencido de que remontar la eliminatoria era posible y poco a poco se fue contagiando toda la afición, que siempre llevó el volandas a las jugadoras: “La afición nunca nos falla, es una gozada jugar en casa porque es evidente que son el activo más fiable de todos los que tiene el club”, agradece Prades.

En el plano mental y emocional el partido estaba ganado para las de Prades antes del pitido inicial. Solo quedaba asegurarse el deportivo. Y el plan funcionó a las mil maravillas. El trabajo en defensa fue intenso y “muy inteligente” y consecuencia de ese buen hacer fue la actuación de Estela Carrera en portería, siendo la mejor defensora que podría haber tenido la meta guardesa en la noche de ayer. La eldense detuvo 14 lanzamientos, le anotaron 20 tantos y firmó un 41% de efectividad. Solo dejó su puesto a Carratú para un lanzamiento de 7 metros.

El ritmo rápido y la velocidad del juego poco a poco permitieron que el Guardés se metiese el partido en el bolsillo. La renta de ocho goles se había salvado en los primeros minutos del segundo acto y, a partir de ahí, a pisar el acelerador para cerrar la victoria con 13 goles de ventaja. El Guardés creyó dirigido por Estela Doiro y Anthía Espiñeira, corrió con las piernas de Jenni Gutiérrez o África Sempere y creó una victoria fruto del esfuerzo de todo el grupo. La apuesta de Gabriela Romero en defensa -una de las menos habituales esta temporada- fue sorpresiva. Extrañó no ver a Castell o Méndez bombardeando desde los 9 metros, pero ayer el Guardés pudo permitirse el “lujo” de no necesitarlas en el 40×20.

A pesar de que ayer todo funcionó, el entrenador del Guardés quiso alabar la eliminatoria realizada por el Granollers: “Ojalá pudiesen estar en Málaga, tienen una propuesta muy interesante y es un grupo muy bien trabajado”.

Con esta inyección de moral, la plantilla al completo empezó a preparar esta misma tarde una de las citas más especiales de la temporada: el derbi gallego. Godoy Maceira Bm. Porriño y Mecalia Atlético Guardés protagonizarán una nueva fiesta del balonmano femenino este sábado en el Pabellón Municipal de O Porriño (20:00 horas, TVG 2). En el horizonte más inmediato, ya se ve la visita del Super Amara Bera Bera la próxima semana a A Sangriña (viernes 2/03, 21:00 horas, Teledeporte) en una lucha directa por el título de campeón de Liga.