ALFREDO // Almudena García con la máquina de coser

Almudena García es una vecina de Gondomar que trabaja de soldadora en una empresa del sector de la automoción en Porto do Molle, Nigrán, y que como tantas otras personas en este país la crisis del Coronavirus la ha obligado a permanecer recluida en casa.

Todos los días ve en las noticias que falta material sanitario en los hospitales y en las farmacias, por eso, se puso manos a la obra y cogió una pequeña máquina de coser, y con mucha voluntad, empezó a confeccionar mascarillas en su casa para todo el mundo que las necesite.

Desde que comenzó a coser ya creó más de 600 mascarillas de algodón 100% de doble capa. “Hago entre 30 o 40 al día. Las dejo en dos tiendas de Gondomar, en la droguería Avenida y en Shappel, una tienda de productos de peluquería, para que los vecinos que las necesiten las recojan gratuitamente”, señala la joven costurera.

Su trabajo ya se está usando en residencias de ancianos de municipios vecinos, algún que otro hospital y por compañeros de su padre que es Guardia Civil. “Hago mascarillas con uniformes viejos de los agentes. De un pantalón confecciono 13 unidades”, señala la novata modista.

Pero para que la gondomareña pueda seguir cosiendo, necesita material con el que elaborar las necesarias mascarillas, por eso, hace un llamamiento para que el que tenga tela o gomas las dejen en las tiendas donde se recogen las pequeñas máscaras.