El Concello de Nigrán al que represento como alcalde desea expresar públicamente su total y rotundo rechazo de cualquier tipo de violencia contra la integridad de las personas y sus derechos fundamentales ante lo acontecido el viernes 12 de junio en el barrio de A Cruz (Camos) donde una mujer resultó gravemente atacada por su vecino, siendo preciso su hospitalización. Desde aquí, queremos aprovechar también la ocasión para trasladar nuestra solidaridad a la víctima y su familia y desearle una pronta recuperación.

El gobierno local entiende que no puede permanecer de brazos cruzados ante el clima de tensión que se vive en este barrio a causa de estas actitudes incívicas reiteradas que dificultan la buena convivencia entre vecinos. Es por eso que desde el Concello de Nigrán consideramos necesarios subrayar la importancia del diálogo pacífico cómo único medio para la solución de conflictos y se ofrece como mediador entre las partes para conseguir un buen entendimiento y evitar que situaciones de este tipo se repitan. El Concello nunca estará del lado de quien emplee la fuerza física y no la palabra para imponer argumentos o hechos.

El recurso a la violencia, sea física o verbal, no sólo atenta, si no que niega cualquier tipo de razón a quién la emplea y multiplica el odio, la intolerancia y el resentimiento, agravando el conflicto. Muchas veces lo que ejerce la violencia siente que tiene autoridad o legitimidad para hacerlo, llega al punto de considerar que la suya no es una conducta ilícita, si no permisible. Pues bien, desde el Concello de Nigrán consideramos necesario subrayar que agredir física o verbalmente no es un comportamiento lícito, ni permisible ni tolerable, es más, es algo punible penalmente.

El peligro de acostumbrarse a convivir con pequeños o grandes actos de violencia cotidianas es que sin ser conscientes terminamos por naturalizarla como parte de la vida, lo cual no es cierto: los conflictos sí son inherentes al ser humano, y por ello inevitables, la violencia como mecanismo para resolverlos no lo es, por eso debemos ser todos muy conscientes y actuar en consecuencia.

Sólo el diálogo y el respeto garantizan la buena convivencia entre vecinos ante cualquier desencuentro que pueda surgir, por eso desde el Concello queremos incidir en que estamos aquí para la búsqueda del mayor entendimiento posible entre las personas en un marco de paz y concordia, nunca en un marco de agresiones físicas o verbales. Por todo ello, hacemos un llamamiento a la calma, al sentido de la responsabilidad colectiva y a la necesidad de confiar en el diálogo y en la Justicia como único mecanismo válido para solucionar conflictos.