GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil realizó dos nuevas detenciones en la zona sur de la provincia, relacionadas con el taller clandestino de reparación de armas que se había desmantelado el pasado mes de marzo en el municipio de Tomiño.

El 16 de marzo, el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra había detenido, en el marco de la operación “Susurro”, a un vecino de Tomiño acusado de la comisión de un presunto delito de tenencia, tráfico y depósito de armas y municiones.

En un galpón anexo a su domicilio, el arrestado tenía un taller clandestino de reparación en el que se le intervino una importante cantidad de armas de caza, armas cortas y abundante munición.

Posteriormente, la Guardia Civil denunció por vía administrativa a los propietarios de una veintena de estas armas que, aunque estaban perfectamente documentadas, habían sido ilegalmente cedidas, de forma temporal, para su reparación en un taller clandestino.

En el marco de la misma operación, efectivos del Grupo de Información y de la Intervención de Armas de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, realizaron esta semana dos nuevas detenciones en la zona sur de la provincia, por un nuevo delito de tenencia, tráfico y depósito de armas y municiones.

En el registro que se llevó a cabo en la armería que regenta uno de los detenidos, la Guardia Civil localizó un pequeño taller que utilizaba para la reparación de las armas, donde se incautaron: cinco carabinas, una escopeta, diversas piezas fundamentales de armas antiguas y diverso material informático (Pc,s, discos duros y pendrives).

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Tui que decretó su libertad provisional con cargos. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

GUARDIA CIVIL